Biología

Inicio Patología, Virus Diferencias de género en la pandemia de COVID-19

Diferencias de género en la pandemia de COVID-19

Publicado por Ramón Contreras

La infección por el SARS-CoVir2 presenta diferencias en el sexo. Más allá de los problemas para saber si es el COVID19o la COVID19, las desigualdades entre hombres y mujeres son manifiestas a muchos niveles -como apunte lingüístico la COVID-19 es más correcto porque se refiere a una enfermedad o una infección, en cambio el SARS-CoVir2 al ser un virus debe escribirse como masculino-.

La proteína ACE2 se encuentra en la membrana celular

Centrándonos en el mundo de la biología encontramos que las diferencias entre ambos sexos no solo se reducen a la dotación cromosómica o a la producción de hormonas, ni siquiera al sexo que se tiene entre las piernas. Hay muchas enfermedades que tienen una mayor prevalencia en uno de los dos sexos. No nos referimos a las obvias que están relacionadas con el aparato reproductor. Determinados cánceres, afecciones coronarias o circulatorias son más frecuentes en uno de los dos géneros. Los hombres estadísticamente son más propensos a padecer enfermedades crónicas. Por eso no debe sorprendernos que la COVID19 tenga también más prevalencia en uno de los dos.

Se han llevado a cabo estudios de todo tipo respecto a la incidencia de COVID-19. Por ejemplo se ha visto que los jóvenes son menos propensos a contraer la enfermedad por la cantidad de ACE2 que sintetizan, o que el grupo sanguíneo A está relacionado con pronósticos peores. Respecto al género biológico En España, uno de los países más afectados casi el 50% de los pacientes que entrar al hospital y son diagnosticados como COVID19 positivos son mujeres. Sin embargo, el pronóstico es mucho más favorecedor para las mujeres. Tan solo el 30% de los casos que van a los servicios de cuidados intensivos -UCI- serán mujeres. Para las mujeres que necesitan intubación y otras ayudas hospitalarias el pronóstico es ligeramente mejor que para hombres, y representan el 40% de los fallecidos.

Tras estos datos estadísticos se han buscado muchas explicaciones. Una de las primeras hipótesis que se barajó cuando salieron los datos de algunos países asiáticos fue que el papel familiar de la mujer había permitido que ellas se pudieran quedar en casa mientras los hombres salían a trabajar y se contagiaban. Pero cuando los datos de Europa mostraron que en sociedades más homogéneas en cuanto al género de los trabajadores los hombres seguían padeciendo las peores consecuencias se han buscado otras hipótesis. La hipótesis que gana fuerza a medida que se conocen más datos tiene raíces moleculares. Un trabajo que usaba muestras de antes de la pandemia y no buscaba encontrar la explicación a las diferencias de la COVID19, sino marcadores de enfermedades coronarias. Pero cuando empezó la pandemia y las publicaciones empezaron a mostrar a ACE2 como factor clave de la infección, el grupo le dio un giro a sus datos para intentar aportar nueva información. El estudio llevado a cabo en el centro universitario de Groninga (Países Bajos) y publicado en European Heart Journal en mayo de este año reveló que la proteína ACE2 -clave para la entrada del virus en las células humanas- estaba más representada en las muestras masculinas. Además, se encontró una segunda relación indirecta y desafortunada para los hombres, las enfermedades coronarias -más frecuentes en hombres- se asocian a una mayor presencia de ACE2. Por lo que el aumento de ACE2 por partida doble en los hombres podría ser una de as causas de la mayor gravedad de la infección en hombres.

De forma colateral encontraron que ciertos medicamentos para enfermedades cardíacas podían promover de alguna forma la entrada del virus en las células. Sin duda, a medida que se investiga más sobre el virus y sus mecanismos de acción más datos obtenemos y mejor preparados estamos para afrontar los posibles brotes y rebrotes.

Categorías: Patología, Virus