Biología

Inicio Etología, Zoología Comportamiento y organización de los caballos en libertad

Comportamiento y organización de los caballos en libertad

Publicado por Ramón Contreras

Los caballos son uno de los animales que más estrechamente ha vivido los cambios experimentados por la humanidad. No es descabellado pensar que sin ellos la humanidad no estaría donde está sin ellos. Pero ¿cómo el el comportamiento de este animal en libertad? ¿Qué tipo de grupos familiares forma? Estas preguntas que muchas veces contestamos para gorilas y otros primates es también importante para comprender el funcionamiento de otros muchos animales. La especie originaria salvaje del caballo es muy probable que se haya extinguido, pero por suerte el hombre mantiene en libertad a estos grandes mamíferos en extensiones de praderas y montañas por todo el mundo. A parte los caballos asilvestrados o cimarrones han vuelto a crear las estructuras sociales típicas de estos animales. Gracias a ello sabemos cómo funcionan las manadas de caballos, los ritos de cortejo o las estructuras sociales que tienen. Antes de seguir y si te gusta el mundo del caballo te recomiendo que leas los artículos que dedicamos a ellos aquí: una breve descripción del caballo, una general sobre los equinos, otra de las características morfológicas de los equinos y evolución de este grupo de cuadrúpedos.

En estado salvaje los caballos se agrupan en manadas. Por el contrario que otros herbívoros de las llanuras estas manadas que forman grandes manadas, los caballos se agrupan en formaciones de entre tres y doce individuos. A la cabeza del grupo se encuentra un macho dominante, o semental, protegiendo al grupo, mientras que se colocará detrás de todo de la manada para guiarla buscando los pastos. Este macho puede ir acompañado, en los grupos de más tamaño, por machos jóvenes. Estos machos adultos jóvenes suelen ser frecuentemente sus hijos. Cuando alcanzan la edad adulta lo más normal es que sean echados de la manada y tengan que buscar otra donde desafiar al macho dominante. El macho dominante es el único que insemina a las yeguas de la manada. Sin embargo, en algunas ocasiones machos no dominantes pueden copular con hembras si el grupo es especialmente grande.

Los machos luchan por el control de las manadas de hembras. Con mordiscos y coces de sus patas delanteras luchan encabritándose y lanzándose golpes hasta que uno de los dos oponentes decide dejar el combate. Las heridas no suelen ser de gravedad y las muertes rarísimas. El derrotado es expulsado de la manada y tiene que vagar solitario hasta que encuentre una hembra con la que formar su propia manada o consiga hacerse con el control de otra manada venciendo a un macho alfa. En ocasiones los machos pueden vivir en solitario o formar manadas de jóvenes machos en exclusiva.

En cuanto a las hembras también hay una hembra dominante o alfa, que es la primera en reproducirse con el macho. Ella y sus potros obtiene siempre los principales favores. Todos los animales del grupo tienen un lugar en la jerarquía de la manda, los potros lo obtienen de sus madres. Las luchas entre miembros de la manada pueden alterar el orden del grupo, no solo por la posición del líder. Dentro del grupo otros machos pueden tener su propio rango que mantener frente a otros machos. Además los caballos establecen unos vínculos muy fuertes entre los miembros de la manada en estas relaciones jerárquicas.

Categorías: Etología, Zoología