Biología

Inicio Técnicas en biología, Virus Cómo se diagnostica el Coronavirus de Wuhan, COVID-19

Cómo se diagnostica el Coronavirus de Wuhan, COVID-19

Publicado por Ramón Contreras

El COVID-19 es un virus de la familia de los coronavirus que está extendiéndose por el globo a una gran velocidad gracias, en parte, a su baja letalidad. Sin embargo, es esta misma característica la que lo hace tan peligroso. En comparación con otros virus más letales el COVID-19 ha causado muchas más muertes. La razón es sencilla, infecta a muchísima más gente. La verdad es que tan solo una pequeña parte de la población que contrae la enfermedad no es capaz de superarla, y la mayoría de ellos son personas con el sistema pulmonar comprometido, personas mayores, personas con asma o neumonía crónica y niños que no pueden hacer frente a una afección pulmonar grave.

Se está informando en los medios de comunicación que las pruebas diagnósticas, para saber si una persona es positiva en coronavirus requieren el uso de laboratorios. A continuación veremos cómo se hace realmente este diagnóstico y la importancia del conocimiento que se ha adquirido sobre este virus, gracias al trabajo de investigadores especializados tanto de la zona más afectada de China como del resto del mundo.

Durante los primeros momentos de la dispersión de la enfermedad se habló mucho sobre cual era el reservorio natural del COVID-19, esto quiere decir cuál era el animal que tiene este virus en la naturaleza. En el caso del COVID-19 se barajó al principio la serpiente, para luego decantarse por el murciélago, aunque se hizo mención a que podía haber pasado a los humanos a través del ciervo. Pero todo esto ¿para qué sirve? En primer lugar, sirve para encontrar muestras del virus sin necesidad de esperar a que infecte a más personas para obtener una cantidad significativa del mismo. En segundo lugar y a pesar de que normalmente la infección en otras especies ocurre de forma asintomática, se puede mirar posibles síntomas o efectos de la infección vírica. En tercer lugar y finalmente, sirve para avanzar mucho más rápido en el siguiente paso, genotipar el virus. Si se conoce el reservorio natural y se identifica el virus, puede comprobarse a ver si ya se ha secuenciado su genoma, su material genético (en este caso ARN). Muchos organismos han sido ya secuenciados, el ser humano el primero de ellos. La importancia de esto es fundamental para el diagnóstico de la enfermedad como veremos a continuación.

En otro artículo ya hemos comentado que los síntomas de COVID-19 no son diferenciables de los del catarro común, hasta que ya es demasiado tarde (Releelo aquí). Es por eso que se necesita un diagnóstico con pruebas de laboratorio para concretar el origen de los síntomas. Para realizar estas pruebas se cogen muestras que pueden ser bien de sangre bien de la mucosa bucal o del interior de la nariz, en dos últimos tejidos es donde primero encontraremos el virus puesto que se transmite por las vías respiratorias principalmente. Para comprobar si el virus está en la saliva o en el moco se realiza una prueba de laboratorio que incluye una PCR (una Reacción en Cadena de la Polimerasa). ¿Cómo funciona esto?

Para ello debe conocerse el genoma que se quiere detectar. Una vez conocido se realiza una prueba de PCR con la muestra a analizar y si contiene el material genético que buscamos la polimerasa actuará copiando una región conocida y exclusiva del COVID-19. Sin entrar en más detalles, esta reacción es muy potente y puede actuar con un bajo número de copias del genoma de COVID-19. Así es que ya sabes porqué es importante tanto saber de donde viene el COVID-19, como saber su genoma y por supuesto el conocimiento previo de la PCR. Del que puedes leer más en los artículos que ya le hemos dedicado aquí y aquí.

Categorías: Técnicas en biología, Virus