Biología

Inicio Microbiología, Patología, Protistas Protistas del grupo tripanosoma o Trypanomosa

Protistas del grupo tripanosoma o Trypanomosa

Publicado por Ramón Contreras

Los tripanosmas o trypanosomas son un grupo de protistas de interés humano puesto que son parásitos. En humanos son los causantes de diversas enfermedades entre las que se encuentran: la leishmaniasis (causado por las especies del género Leishmania), la enfermedad de Chagas en América del Sur y la enfermedad del sueño originaria de África (de la que hemos hablado largamente de la mosca que la transmite, del organismo causante y de la propia enfermedad). Además, se conocen otros hospedadores en casi todos los grupos de vertebrados, peces óseos, tiburones, anfibios aves y reptiles, así como otros mamíferos como el ganado bovino, equino y otros rumiantes. El género Crithidia parasita insectos, preferentemente artrópodos. En muchos de ellos causa la enfermedad llamada nagana. De hecho, trypanosoma brucei, causante de la enfermedad del sueño en humanos cuando afecta a los bóvidos les causa nagana. Lee más de esta enfermedad infecciosa causada por diversas especies de Tripanosomas en diferentes grupos de animales. Cada especie de trypanosomas se ha especializado en diferentes grupos de animales.

Taxonómicamente los tripanosomas son un Orden y una Familia (Trypanosomatida y Trypanosomatidae respectivamente). Esta familia incluye una doce de géneros, siendo Trypanosoma el género tipo. Todos ellos pertenecen a la clase Kinetoplastea, un grupo de protistas unicelulares caracterizado por contener una mitocondria con gran número de copias de su ADN asociada a la base de su flagelo -los tripanosomas son un claro ejemplo de ello, puesto que puede observarse el ADN comprimido mediante una tinción. Se engloban en el Filo Euglenozoa dentro del Reino Protista -ese cajón desastre- en el que se incluyen todas las especies de dudosa filogénia dentro del Dominio Eukarya, los eucariotas.

Morfología y características físicas: Los tripanosomas en su estado adulto tienen una forma de huso. Tienen solo un flagelo que emerge de una cavidad que en las formas menos desarrolladas no está presente. A medida que se va desarrollando -se cuentan hasta 6 fases de desarrollo diferente, en las que en ocasiones puede faltar alguna de las más desarrolladas- el flagelo se presenta en la parte de delante y con el crecimiento pasa a estar hacia la zona central del huso. La natación es en la dirección del flagelo, por lo que este no es propulsor.

La superficie de estos seres unicelulares no está recubierta por ninguna capa protectora, lo que les otorga una gran flexibilidad y movilidad. La única excepción a esta regla es Trypanosoma brucei, que cuenta con una capa de glicoproteínas que evita que el parásito sea reconocido por el sistema inmune del hospedador. De hecho estas glicoproteínas están formadas por un conjunto de genes que establecen proteínas al azar para evadir el sistema inmune.

Su alimentación se basa en la ingesta de alimento directamente por osmosis. Para llevarla a cabo no lo hacen por toda la superfice de la célula, si no que se valen de un citostoma, una cavidad en el citoplasma a modo de boca. Este bolsillo, en las especies en las que está presente, se encuentra muy cercano al que contienen la base del flagelo.

El ADN mitocondrial que forma el cinetoplasto o kinetoplasto en los Trypanosoma se encuentra en gran número de copias encadenadas unas a otras formando una red dentro del orgánulo que es de gran tamaño. La mitocondria que se encuentra muy cerca de la base del flagelo, contiene una única masa muy compacta de ADN mitocondrial, que se denomina eucinetoplasto.

Categorías: Microbiología, Patología, Protistas