Biología

Inicio Microbiología, Patología, Protistas El protista detrás del Chagas

El protista detrás del Chagas

Publicado por Ramón Contreras

El mal de chagas es una enfermedad endémica Americana. En este artículo profundizaremos en el protista que causa esta enfermedad. La enfermedad de Chagas presenta dos fases una aguda, tras ella puede estar latente durante años antes de volver a aparecer y puede llegar a ser crónica si no se trata correctamente.

Filogenia e historia evolutiva: El mal de Chagas-Mazza o tripanosomiasis americana está producida por el protozoo Trypanosoma cruzi. El género Trypanosoma incluye unas 20 especies, todas ellas parásitas. Existen parásitos de animales marinos, anfibios, aves y mamíferos. No solo T. cruzi afecta al ser humano, muchas de las especies afectan a los vertebrados en general, aunque su incidencia en el ser humano es menor. Tan solo T. cruzi y T. brucei afectan gravemente al ser humano. Ambas especies están genéticamente muy emparentadas. T. brucei causa la enfermedad del sueño en África, de la que puedas leer más en nuestro artículo aquí. Las especies de Trypanosoma pertenecen al Orden taxonómico Trypanosomatida, de la clase Kinetoplastida. Dentro del Filo Euglenozoa, incluido en el Reino Excavata del Dominio Eukaryota. Existen dos grupos dentro de T. cruzi, T cruzi I y T. cruzi II, que a su vez se ahn identificado 5 tipos dentro del segundo grupo, que se denominan con las letras de la a hasta la e.

T. cruzi tiene la forma clásica de las euglenas en cultivo

T. cruzi tiene la forma clásica de las euglenas en cultivo

Descripción: este protista del grupo de las euglenas presenta una morfología diferente dependiendo de donde se encuentre. Se caracteriza por tener un solo flagelo y una única mitocondria. Con un cinetoplasto asociado al flagelo y la mitocondria, característica compartida por todos los miembros de la Clase Kinetoplastida. Cuando se encuentra en el interior de las células de mamíferos preparándose para reproducirse presenta una forma esférica llamada amastigota, con un flagelo muy corto. En medios de cultivo o en el interior de insectos aparece alargado con el cinetoplasto y el flagelo insertado en su parte anterior y se denomina epimastigota, en este estadio también puede reproducirse. Finalmente el tripomastigota es alargado y el cinetoplasto y el flagelo se encuentran en el lado posterior. Esta forma vital es la que infecta el torrente sanguíneo del ser humano y no se divide.

Distribución y hábitat: T. cruzi es endémica de América. Sus reservorios naturales son los animales salvajes e incluso los domésticos, como perros, gatos o ratas. La enfermedad fue documentada por los colonos europeos desde Argentina hasta Méjico. Además se encuentra en varias momias precolombinas mejicanas. Las malas condiciones de las viviendas aumenta el riesgo de contraer la enfermedad, tales como vivir en chozas o cerca de aguas estancadas.

El ciclo vital de T. cruzi incluye varios hospedadores. Cuando un insecto hematófago (principalmente Triatoma infestans y Rhodnius prolixus) se alimenta de un humano infectado adquiere el protista en forma tripomastigotas. En el insecto se transformarán en epimastigotas, multiplicándose por mitosis que después ueden infectar a un ser humano por las heces del insecto. En el ser humano se convertirán en amastigotas al entrar en una célula. En ella se reproducirán por mitosis, al aumentar su número pueden reventar la célula. Entonces se convertirán en tripomastigotas hasta viajar hasta otra célula que infectarán.

Interacción con el ser humano: Puedes leer más sobre los síntomas, incidencia y tratamiento de esta enfermedad que según la OMS afecta a 17 millones de personas en el mundo en nuestro artículo, aquí .

Categorías: Microbiología, Patología, Protistas

2 comentarios para “El protista detrás del Chagas”