Biología

Inicio Patología Enfermedad del sueño

Enfermedad del sueño

Publicado por Ramón Contreras

La enfermedad del sueño es una dolencia causada por la infección de un protista, un eucariota unicelular. La enfermedad del sueño también se denomina tripanosomiasis africana, debido al organismo que la causa y a su lugar de procedencia. La enfermedad del sueño puede estar causada por dos subespecies de un protozoo. Son por lo tanto pertenecientes al mismo género y a la misma especie. Trypanosoma brucei rhodesiense y T. brucei gambiense (que causa el 95% de los casos). Aunque el primero causa unos síntomas más graves. Mientras que los infectados por la segunda pueden pasar meses e incluso años antes de presentar los síntomas. Puedes leer más sobre ellas en el artículo que le dedicamos a Trypanosoma brucei aquí. O sobre el vector principal de esta enfermedad, la mosca tse tse, en su propio artículo aquí.

Los tripanosomas infectan la sangre, donde proliferan.

Los tripanosomas infectan la sangre, donde proliferan.

La enfermedad es endémica de África, donde habita el mosquito que transmite los tripanosomas de la sangre de un infectado a una persona sana. Aunque solo se puede contraer en ciertas regiones del continente, se han dado casos de pacientes que no presentaban síntomas hasta haber vuelto a su país de origen. Exactamente la OMS ha publicado que solo se encuentra la enfermedad en 36 países subsaharianos.

Síntomas: Los síntomas que se presentan son causados por el daño neuronal debido a las toxinas propias de estas especies de tripanosomas. El síntoma más conocido es la somnolencia incontrolable durante el día y aletargamiento cuando está despierto. Sin embargo, otro de los síntomas es el insomnio nocturno, con lo que, juntando ambos síntomas, la persona acarrea un profundo desajuste de sus ciclos diarios, lo que puede dar pie a cambios de ánimo. Además de estos, la enfermedad cursa con debilidad generalizada, ansiedad, fiebre, aumento de la sudoración y cefaleas. Además un síntoma de una infección del torrente sanguíneo se asocia siempre a la inflamación de los ganglios linfáticos. Además la picadura puede dejar marca, un nódulo inflamado y que causa dolor. La infección puede complicarse causando un daño progresivo en el sistema nervioso que puede desencadenar fallos sistémicos, o sumir al paciente en coma.

Diagnóstico: El diagnóstico es complejo y debe llevarse a cabo en instalaciones especializadas. Las pruebas serológicas deben llevarse a cabo para determinar si está causada por T. b. gambiense. Además la búsqueda física de la picadura, nodular, puede ayudar. Para asegurar el diagnóstico pueden llevarse a cabo las siguientes pruebas: frotis de sangre o conteo sanguíneo completo, o bien pruebas del líquido cefalorraquídeo o de aspiración de ganglios linfáticos para observar si los tripanosomas aparecen en alguno de estos fluidos. Por el contrario las pruebas inmunológicas con anticuerpos no son suficientemente aclaratorias puesto que no diferencian las infecciones pasadas de las presentes.

Tratamiento y Profilaxis: La enfermedad del sueño causa por T. b. gambiense trae la muerte entre las 4 semanas después de los primeros síntomas y T. b. rhodesiense a los 6 meses siguientes a la insuficiencia cardiaca si no se trata correctamente. Por ello se deben tratar sin tardanza. Han demostrado su eficacia en el tratamiento de esta enfermedad los antibióticos eflornitina y pentamidina especialmente para T. gambiense que pueden combinarse con melarsoprol y suramina.

Categorías: Patología