Biología

Inicio Botánica La pera en el peral

La pera en el peral

Publicado por Ramón Contreras

La pera es el fruto de los árboles frutales conocidos como perales, que son todos aquellos pertenecientes al género Pyrus. La pera es una fruta de consumo habitual, con pocas calorías y un alto contenido en fibra.

Filogenia e historia evolutiva: el género Pyrus cuenta con alrededor de 30 especies, todas ellas producen frutos carnosos. Las peras que se consumen son diferentes variedades de la especie Pyrus communis, conocido vulgarmente como peral común o peral europeo. Puedes leer más sobre algunas de las variedades más conocidas de pera en nuestro artículo aquí . La pera pertenece a la misma tribu taxonómica que el acerolo, el níspero (tanto el europeo como el asiático) o el manzano Maleae. A su vez pertenece también a la familia Rosaceae, las rosáceas, de las que puedes seguir leyendo su filogenia y otras características comunes en nuestro artículo aquí.

Un peral silvestre con frutos en el Moncayo (Aragón, España)

Un peral silvestre con frutos en el Moncayo (Aragón, España)

Descripción: los individuos del género Pyrus suelen alcanzar el estrato arbóreo, aunque algunas especies mantienen el porte arbustivo. Los perales pueden llegar medir hasta 20 metros en estado silvestre. Las especies arbóreas más bajas alcanzan los 12 metros. Todos ellos presentan el tronco recto con la corteza gris muy nudosa y agrietada. Las ramas de los perales silvestres suelen estar cubiertos de espinas (como otras rosáceas). Las hojas se caen en invierno y tienen también el patrón de las rosáceas, pecioladas, alternas, ovaladas y con el borde serrado. El tamaño de la hoja varia con la especie llegando a los 10 cm en el peral Nashi (P. pyrifolia). Las flores blancas o rosadas son pentámeras (tienen 5 sépalos y 5 pétalos libres de entre 1 y 2 cm). En la misma flor aparecen los dos sexos. El fruto de forma redondeada o piriforme es tipo pomo y su tamaño varía desde los 4 cm hasta algo más de 20 en las variedades cultivada.

Distribución y hábitat: se cree que el centro de formación del género Pyrus está en Europa del este o en Asia próxima. En la actualidad las especies silvestres de peral se encuentran tanto en Europa como en Asia y África. Debido a su importancia como alimento se ha cultivado a nivel mundial, especialmente la especie P. communis, en alguna de sus variedades. Prefieren las regiones templadas y ligeramente húmedas como ecosistemas boscosos de media montaña, llegando hasta algo más de 1.000 metros de altura. Se pueden encontrar perales silvestres acompañando a robles y hayas. El peral requiere una cantidad de horas de frío variable dependiendo de la variedad para acabar la dormición. Aunque las heladas no son de su agrado y prefiere primaveras y veranos cálidos.

Interacción con el ser humano: la pera se empezó a cultivar por los griegos unos 2000 años antes de Cristo. La especie doméstica parece ser el cruce y selección de las especies P. communis var. pyraster y P. nivalis o P. pyrifolia. Los principales productores a nivel mundial de peras son China, Italia, EE.UU. y España. En España podemos encontrar fácilmente en el mercado hasta 4 variedades diferentes de peras, que gracias a las características propias de cada variedad y al cultivo en invernadero se pueden comprar peras durante todo. Su bajo contenido en azucares la hace idónea para diabéticos. En raras ocasiones puede producir alergias.

Categorías: Botánica

Un comentario para “La pera en el peral”