Biología

Inicio Biología celular Glóbulos rojos o eritrocitos

Glóbulos rojos o eritrocitos

Publicado por Ramón Contreras

Los glóbulos rojos o hematíes, citológicamente denominados eritrocitos, son un tipo celular propio del tejido sanguíneo de los animales. Son el grupo celular mayoritario de la sangre. Puedes leer más sobre la composición de la sangre en el artículo que le dedicamos al tema aquí.

La forma de los eritrocitos es muy característica.

La forma de los eritrocitos es muy característica.

Origen embrionario: durante la formación del embrión los tipos celulares sanguíneos se forman a partir de las células mesenquimatosas primitivas indiferenciadas. Las células que formarán parte de la sangre tienen el mismo origen que las que darán lugar a los vasos sanguíneos primitivos que llevan los nutrientes al embrión. Entre las primeras células sanguíneas del embrión no encontramos glóbulos blancos, la mayoría de ellos son eritrocitos, dejando la protección de las infecciones a la madre del embrión.

Formación de nuevos hematíes: En el organismo adulto los eritrocitos se reponen cada pocos días, por lo que el organismo está constantemente generando nuevos hematíes. En los mamíferos los eritrocitos son producidos en la médula ósea de los huesos largos. En ella se encuentran células madre pluripotentes que tras un proceso de divisiones celulares con hasta 11 tipos celulares conocidos se forma el eritrocito maduro. La producción de eritrocitos se estimula por la hormona eritropoyetina, que se genera en los riñones. Tras unos 110 días la membrana de los glóbulos rojos se va volviendo rígida como resultado de la no reposición de los lípidos de su membrana. Finalmente en el bazo de los vertebrados, los hematíes viejos quedan retenidos y son reciclados.

Morfología y características propias: los eritrocitos son un tipo celular con una forma única y peculiar, que les ayuda a cumplir mejor su función biológica. Su forma es de disco biconvexo. Para ser células eucariotas su tamaño es pequeño, alrededor de 6 micrómetros. Su color es rojo debido a la hemoglobina, enzima responsable de la captación de oxígeno. Lee más sobre la hemoglobina en el artículo que le dedicamos aquí (próximamente).

Los eritrocitos son las únicas células del cuerpo de los eucariotas que no poseen núcleo, mitocondrias o la mayor parte del ARN. Esto es debido a que estas células no van a necesitar dividirse, generar proteínas nuevas u obtener energía por oxidación. Su única fuente de energía, para su corta vida es la glucosa. A pesar de que los glóbulos rojos carecen de enzimas importantes para el funcionamiento de otras células conservan los enzimas metabólicos para algunas de las rutas más sencillas de obtención de energía. Son capaces de obtener energía mediante la glucólisis anaerobia (también denominada vía Embden-Meyerhof), el ciclo de las pentosas fosfato.

Función biológica: Los glóbulos son las células encargadas de coger el oxígeno en los alveolos de los pulmones, o las branquias en los peces, y llevarla por el torrente sanguíneo por todo el cuerpo para irlo cediendo para que las células del cuerpo puedan realizar la respiración oxidativa para obtener energía. Puedes leer más sobre la respiración oxidativa en el artículo que le dedicamos aquí (próximamente). A su vez recogen el CO2 formado durante los procesos metabólicos de oxidación y lo transportan a los pulmones para realizar el intercambio gaseoso. La actividad de la hemoglobina, la captación y liberación de oxígeno y de dióxido de carbono, es un proceso que no requiere energía, se lleva a cabo gracias a las variaciones de pH y de presión parcial de estos gases en las diferentes partes del cuerpo.

Categorías: Biología celular