Biología

Inicio Fisiología Animal Composición y función de la sangre

Composición y función de la sangre

Publicado por Ramón Contreras

La sangre es un tejido de consistencia líquida que circula por todo el cuerpo de los vertebrados. Es un tejido conjuntivo o conectivo, puesto que todo los tipos de células que componen la sangre tienen su origen en el mesénquima embrionario. Además la función de todos los tejidos conectivos es la de cohesionar al cuerpo, dándole sostén e integrando los otros tejidos. La sangre en este caso es un tejido conectivo especializado. No sostiene ningún órgano sino que se encarga de hacer llegar los nutrientes necesarios para el crecimiento y mantenimiento de todas las células del cuerpo. No hay ninguna célula del cuerpo de los vertebrados que esté a más de 3 o 4 células de un capilar sanguíneo. en los invertebrados el líquido homólogo a la sangre se denomina hemolinfa (lee más de ella en su artículo aquí, próximamente).

Los eritrocitos y los linfocitos recorren el terrente sanguíneo para llegar a todo el cuerpo.

Los eritrocitos y los linfocitos recorren el terrente sanguíneo para llegar a todo el cuerpo.

Composición de la sangre: la sangre, al ser un tejido líquido, está compuesto principalmente por agua. Si se separan los componentes de la sangre dependiendo de su densidad encontramos dos fracciones principales, la celular que es el 45% del total y la acelular, a la que le corresponde el 55%. La fracción acelular recibe el nombre de plasma y de ella el 90% es agua y el otro 10% son moléculas que viajan libres por la sangre, proteínas, lípidos, hidratos de carbono y minerales. El plasma es pues la matriz extracelular que mantiene vivas a las células del tejido sanguíneo, además de funcionar como medio de transporte a moléculas de pequeño tamaño. La fracción celular, también llamado hematocrito, los elementos figurados de la sangre, son tanto las células sanguíneas, los linfocitos como los derivados de las células madre sanguíneas los eritrocitos (también conocidos como glóbulos rojos o hematíes) y las plaquetas. Puedes leer más sobre estos tipos celulares en sus artículos respectivos aquí: eritrocitos, plaquetas y linfocitos (próximamente).


Función: la sangre es el principal encargado del transporte en el cuerpo de los vertebrados. No solo se encarga de llevar de un sitio a otro los nutrientes que pasan ala sangre del sistema digestivo. Sino que los eritrocitos son los encargados de llevar el oxígeno que se capta en la respiración hasta las células y del transporte del CO2 que se produce tras la respiración celular de vuelta a los pulmones para su expulsión. También se dedica a hacer llegar las señales hormonales desde los órganos endocrinos hasta sus células dianas, estén donde estén. Además en la sangre circulan los linfocitos, las células encargadas de hacer frente a las infecciones y otras intrusiones que le ocurren al individuo. Tampoco hay que olvidar la función de cerrado, cicatrización y regeneración de los tejidos dañados por parte de las plaquetas y del resto de componentes que se unen a ellas en las heridas.

¿Porqué la sangre es roja?: los glóbulos rojos son, aproximadamente el 95% de la fracción celular de la sangre. Los glóbulos rojos contienen moléculas de hemoglobina, que son capaces de unir el oxígeno y el CO2 para su transporte. La unión de estas moléculas se realiza a través del grupo hemo de las globinas, cuyo centro activo es el hierro. El hierro al oxidarse, unirse al oxígeno, vira al rojo (como se puede ver en una verja oxidada de este metal). Al ser tan numerosos los glóbulos rojos en la sangre y ser los únicas células pigmentadas son las que dan el color rojo característicos. Si la sangre está oxigenada será de un rojo brillante. Si por el contrario la sangre transporta CO2, será de color rojo apagado, debido a que no tiene el oxido ferroso.

Categorías: Fisiología Animal