Biología

Inicio Zoología Petirrojo, un ave territorial y bastante violento

Petirrojo, un ave territorial y bastante violento

Publicado por Ramón Contreras

El petirrojo europeo es uno de los animales que se pueden ver con cierta facilidad en ciudades y poblaciones rurales. Aunque tienen un carácter curioso se han acostumbrado a la actividad humana con cierta eficacia. Por ejemplo es común verlos en mitad de caminos para otear a ver quien viene a su territorio y advertirle con su canto “chip-chip” de que está invadiendo propiedad privada. Tanto es así que se calcula que el 10% delas muertes de machos adultos de petirrojo están causadas por enfrentamientos por el territorio entre machos o con otras aves de tamaño similar.

Filogenia e historia evolutiva: el nombre científico del petirrojo europeo es Erithacus rubecula y es la única especie del género. Sin embargo, dada su amplia distribución cuenta nueve subespecies (última revisión del grupo en 2014). Evolutivamente se encuentra emparentado con los ruiseñores, con los que antes compartía género. Todos ellos forman parte de la familia Muscicapidae, que comparten con los tordos. Se recogen en el Orden de las Passeriformes (las aves cantoras, que forman más de la mitad de las aves del mundo). Finalmente forma parte de la Clase Aves, dentro del Filo Chordata del Reino Animalia.

Descripción física: los petirrojos son aves pequeñascon un pesomáxio de 24 gramos y una envergadura máxima de 22 cm. Es una especie de aves con apenas dimorfismo sexual, tanto el macho como la hembra poseen un plumaje rojo característico en rostro y pecho, mientras que el resto del cuerpo es gris tirando a marrón en el cogote y blanquecino en el vientre. Su pico es corto y negro, pues sirve para comer pequeños invertebrados durante el día o las noches con luna y ocasionalmente semillas en la temporada fría (como es el caso de otros papamoscas como tordos o ruiseñores). Son animales territoriales que ponen 4-5 huevos en nidos que hacen entre las ramas de los árboles.

Distribución y hábitat: Los petirrojos tienen un área de ocupación sedentaria en el centro de Europa y en las islas británicas. Por el contrario otras subespecies o poblaciones se mueven entre su área de cría, entre Escandinavia y Rusia hasta el Norte de África o Irán. Las subespecies son propias de islas o zonas aisladas, como montañas. Los petirrojos de Europa central a pesar de poseer pequeñas variaciones al mezclarse sus poblaciones continuamente no se pueden considerar subespecies diferentes. Viven preferentemente en zonas con abundantes insectos, como masas de agua, pero también se han acostumbrado a seguir a los labradores y otros animales que remueven la tierra para coger cualquier lombriz o insecto que aparezca al levantar la tierra.

Interacción con el ser humano: a nivel mundial y según la UICN el petirrojo europeo se considera de preocupación menor (no está amenazado). Sin embargo, a nivel más local es posible que existan figuras de protección para las subespecies autóctonas. Se ha adaptado perfectamente bien a la vida humana agrícola, pero el uso de pesticidas y otras elementos que matan insectos, principal fuente de su dieta, pueden poner en jaque su subsistencia si no se toman medidas como mantener zonas salvajes como refugio de estos animales.