Biología

Inicio Zoología Los asnos o burros

Los asnos o burros

Publicado por Ramón Contreras

Los asnos y burros son uno de los equinos domesticados por el ser humano. Junco con los caballos los asnos han ayudado al hombre a colonizar y sobrevivir en el globo entero. Sin embargo, la motorización de las tareas agrícolas y la introducción de la maquinaria han llevado a estos animales a una posición precaria, mucho peor que la de sus primos, los caballos, cuyo porte y habilidades les ha permitido seguir formando parte de la cultura humana.

ASnos de la variedad mallorquina, por la Sierra de Tramuntana

ASnos de la variedad mallorquina, por la Sierra de Tramuntana

Filogenia e historia evolutiva: Los asnos o burros domésticos reciben el nombre científico de Equus africanus asinus. El asno africano salvaje (E. africanus) se considera la especie originaria de los asnos domésticos, que han sido modificados por los seres humanos durante muchos años para adaptarse a sus necesidades. Existen dos subespecies más, la E. a. somalicus, subespecie somalí y E. a. africanus la subespecie nubia. Ambas subespecies fueron reconocidas de forma tardía (a finales del siglo XIX). Además no fue hasta el año 2003 cuando se unieron ambas subespecies a la variedad doméstica para formar especie unitaria. De esta manera Equus asinus, la especie doméstica, pasó a denominarse como la silvestre, Equus africanus, para evitar que las subespecies salvajes (evolutivamente anteriores a la doméstca) se nombrasen a partir de la subespecie domesticada. Puedes leer más sobre la filogenia del género Equus, comúnmente denominado como los equinos, en el artículo que le dedicamos aquí.

Descripción: Los asnos son equinos, perisodáctilos, un grupo dentro de los mamíferos, puedes leer más sobre las características propias de los equinos y los perisodáctilos aquí. Los burros tienen variaciones importantes en su tamaño dependiendo de la subespecie. Dentro del burro doméstico lo más normal es una altura entre 1 metro y 1,4 metros, pero algunas variedades, como la cordobesa o la catalana, pueden llegar a los 1,6 o 1,7, hasta la cruz. El color suele ser, independientemente de la subespecie, alguna tonalidad de gris, esporádicamente ligeramente marrón, y con el vientre blanquecino. Las subespecies silvestres se reconocen por las patas rayadas de forma similar a las cebras de la subespecie somalí y la subespecie nubia caracterizada por una cruz de pelaje oscuro en la espalda, característica que se conserva en algunas variedades domésticas. Se caracterizan por sus largas orejas, para disipar el calor de sus desiertos originarios.

Los burros salvajes son solitarios y son más longevos que los caballos. Su sistema digestivo es más resistente que el de éstos y necesitan menor cantidad de comida. Son capaces de comunicarse a largas distancias con sus fuertes rebuznos. Para defenderse de depredadores y otros inoportunos son capaces de cocear y morder.

Distribución y hábitat: Los asnos salvajes se adaptaron a vivir en los márgenes de los desiertos africanos, donde todavía se encuentran las subespecies salvajes en dos pequeñas áreas reducidas de Somalia y Nubia. Las variedades domesticadas se han extendido por todo el globo.

Interacción con el ser humano: La especie E. africanus se considera en estado crítico de amenaza de extinción según los datos de la UICN de 2008, si contamos solo los animales salvajes. Contando los domésticos la especie no se encuentra en peligro, aunque la aparición de la maquinaria ha desplazado y puesto en peligro a muchas variedades autóctonas. En 1968 se estableció una reserva en Israel de la subespecie somalí para ayudar a la recuperación de las subespecies en zonas desérticas.

Categorías: Zoología