Biología

Inicio Patología Escorbuto

Escorbuto

Publicado por Ramón Contreras

El escorbuto es una enfermedad que surge por la falta de vitaminas en la dieta diaria, concretamente de vitamina C. la vitamina C o ácido ascórbico es uno de los elementos esenciales para el ser humano, debe incorporarlo en su dieta porque su metabolismo es incapaz de sintetizarlo y es esencial en múltiples procesos comunes en el metabolismo.La vitamina C es indispensable para la formación del colágeno. Este compuesto mantiene la flexibilidad de los tejidos. Es por eso que cuando falta los tejidos se deshilachan o rompen con mayor facilidad.

La fruta aporta una gran cantidad de Vitamina c.

La fruta aporta una gran cantidad de Vitamina c.

Sintomas: Los síntomas de una avitaminosis son fatiga y cansancio. Además en el escorbuto es común que los afectados presenten frecuente sangrado por la nariz y las encías inflamadas, incluso llegan sangrar. Además el pelo se fragmenta y cae. Si la falta de ácido ascórbico se prolonga no solo sangrarán las encías, sino que puede empezarán a aparecer hemorragias en la piel. Finalmente las hemorragias pueden formar estrías hemorrágicas y aparecer sangre en la orina o las heces. Evidentemente este sangrado continuo produce una anemia en el enfermo que si no se trata puede ser letal.

Diagnóstico y tratamiento: El diagnóstico se realiza por examen médico visual de encías. Además puede realizarse una prueba de fragilidad capilar, que si bien no es exclusiva para el escorbuto es muy fácil de realizar. El tratamiento contra esta avitaminosis es sencillo, recuperar las cantidades apropiadas de vitamina C en la dieta. Esto se puede conseguir comiendo frutas, carne y verduras frescas o bien con suplementos de vitamina C, en tomas de hasta 4 veces al día. Si el escorbuto aparece por una falta de absorción de vitamina C puede administrarse ésta en inyectables.

Tradicionalmente se cree que son las naranjas y otros cítricos los que contienen una mayor cantidad de vitamina C, sin embargo, la ciruela kakadu, una variedad australiana, es la fruta con mayor cantidad de esta vitamina. El escaramujo y la acerola contienen una gran cantidad de vitamina C. Por debajo de ellos encontramos la guayaba, que contiene nada menos que 7 veces la vitamina C que la misma cantidad de naranjas. Algo más comunes son las grosellas o los pimientos, especialmente los rojos, que contienen más vitamina C que los cítricos.

Profilaxis: Para prevenir el escorbuto hay que incorporar en la dieta fruta y verdura fresca, sin cocinar. Al cocinar las proteínas se desnaturalizan, perdiendo sus propiedades, por lo que es importante tomar estos alimentos, ricos en vitamina C, sin cocinar. Esta enfermedad era común en marineros que pasaban largas temporadas sin consumir alimentos frescos dentro de los barcos. Una de las soluciones de la época eran las manzanas, que si bien no son la fruta con más vitamina C, se conservaban en barriles durante mucho tiempo. En la actualidad es más frecuente en campos de refugiados o cárceles, donde los alimentos frescos son más escasos.

Puedes leer más sobre los nutrientes necesarios para una dieta sana en los artículos que dedicamos al tema en “compuestos inorgánicos en la dieta”, “compuestos orgánicos en la dieta” o “dieta y nutrición en el ser humano”.

Categorías: Patología