Biología

Inicio Bioquímica Isoprenoides o terpenos

Isoprenoides o terpenos

Publicado por Javier García Calleja

Dentro de los lípidos no saponificables destacan los isoprenoides.

Químicamente los isoprenoides son cadenas lineales, aunque a veces pueden presentar ciclos (anillos), derivadas un hidro­carburo llamado isopreno.

La polimerización de unidades de isopreno origina todos los tipos de lípidos de este grupo. La unión entre dos isoprenos da lugar a un monoterpeno; cuatro for­man un diterpeno, etc., hasta formar politerpenos.

isopreno

Entre los monoterpenos hay algunos derivados alcohólicos interesantes de origen vegetal, en forma de esencias y resinas de olores característicos, como el mentol de la menta, el geraniol del geranio, el limoneno del limón.

Entre los diterpenos destacan:

  • El fitol, un derivado alcohólico que forma parte de la molécula de clorofila, así como de varias vitaminas liposolubles.
  • La vitamina A o retinol que participa en la síntesis de los pigmentos de aquellas células de la retina que intervienen en el mecanismo de la visión en blanco y negro, y es un protector de los epitelios. Se encuentra de forma natural en órganos vegetales de colores rojos (se obtie­ne a partir de tales pigmentos), y abunda en la leche y en los huevos.
  • La vitamina E o tocoferol que es un antioxidante natural que evita la autooxidación que sufren los ácidos grasos insaturados y otros lípidos que los contienen, protegiendo así las membranas celulares de su exposición a la acción nociva del oxígeno molecular. En ani­males su deficiencia provoca esterilidad, aunque no está perfectamente comprobado en humanos. Se encuentra en aceites vegetales, semillas, hojas verdes, yema de huevo, etc.
  • La vitamina K o filoquinona que participa en la síntesis de protrombina y, por tanto, en la coagulación sanguínea, de ahí su nombre de antihemorrágica. Se encuentra en las verdu­ras y también es fabricada por la flora intestinal, microorganismos que viven en simbiosis con nosotros dentro de nuestro aparato digestivo.
  • El alcanfor, que deriva de un diterpeno cíclico. Se extrae del árbol alcanforero.

 

Entre los tetraterpenos se encuentra el amplio grupo de los carotenoides o lipocromos, que son pigmentos vegetales implicados en la captación de energía lumínica. Desempeñan un importante papel, junto a la clorofila, en el proceso de fotosíntesis. Son responsables del color de las hojas, frutos, etc., y se localizan en el interior de los plastos. Entre ellos destacan los caro­tenos, pigmentos de color rojo anaranjado, muy abundantes en estructuras de ese color (zana­horia, tomate, etc.). Son precursores de la vitamina A, porque la molécula se escinde en nuestro intes­tino en dos fracciones idénticas, que son retinol.

zanahorias

Existe una gran variedad de derivados carotenoides que dan color, por ejem­plo al azafrán, al caparazón de los crustáceos (cangrejos, langostas), a distintos grupos de algas, etc.

También son derivados isoprenoides complejos las ubiquinonas y plastoquinonas que intervienen como trans­portadores de electrones en la foto­síntesis y en la respiración aerobia.

Categorías: Bioquímica