Biología

Inicio Patología ¿Causa la vacuna de Oxford-AstraZeneca trombosis?

¿Causa la vacuna de Oxford-AstraZeneca trombosis?

Publicado por Ramón Contreras

Todas las vacunas contra el SARS-CoV-2 causnte de la pandemia de COVID-19 han contado con su punto de mala fama. Por un lado las autoridades que no se fiaban de las vacunas asiáticas y que retrasaban su aceptación en Europa. En América EE. UU. se quedaba un gran remanente de vacunas por si acaso mientras había carestía en otros países. Países que compraban vacunas ya vendidas a base de pagar el doble o el triple a la farmacéutica y un largo etcétera de despropósitos que corroboran la desconfianza a nivel de calle de naciones, farmacéuticas e intereses económicos. En el caso de la vacuna elaborada por Oxford-AstraZeneca los inusitados casos de trombosis que se asocian con ella llegaron a que diversos países de las naciones europeas detuvieran la administración de la misma. Sin embargo, la comisión europea del medicamento le dio el visto bueno a la vacuna una y otra vez. ¿Qué está pasando?

Hasta la fecha se sabe que una persona de cada millón de vacunados desarrolla trombosis. Esto así sin más no es alarmante puesto que es un dato muy parecido al de la gente que desarrolla trombosis sin la vacuna, no es estadísticamente significativo. No obstante, parece que efectivamente existe una relación entre la administración de la vacuna y estos casos muy concretos de trombosis. A tal efecto un equipo alemán estudió los afectados y descubrió que se parecía a una trombosis causada por la heparina, Trombocitopenia Inducida por Heparina (HIT). Curiosamente la heparina es un anticoagulante,es decir que impide la formación de trombos. Ocurre que en algunos casos la heparina causa una reacción inmunitaria en la que el sistema de defensas reconoce al factor de coagulación F4 y forma los agregados, por lo que se forman los trombos y el número de plaquetas disminuye. Estos síntomas son similares a los encontrados en la mitad de los pacientes estudiados con la susodicha vacuna. El estudio, todavía preliminar, ha sido aceptado en la prestigiosa revista Science, donde espera la revisión por pares para su publicación. Mientras tanto y dada la importancia que tal descubrimiento supondría se ha hecho pública esta versión primera.

Esta publciación genera cierta controversia, en primer lugar porque usa a muy pocos pacientes (9) de los cuales solo en 4 se ha encontrado los anticuerpos típicos de la HIT. Por otro lado no se sabe como la vacuna puede causar esta reacción. En cualquier caso, las autoridades abogan por continuar la vacunación con esta y otras vacunas puesto que los beneficios como sociedad son mayores que los riesgos a estas alturas. Mientras que los autores del ensayo recuerdan que este tipo de trombosis es fácilmente detectable y tratable si se sabe con que se enfrenta. Es por ello que la publicación anticipada espera llegar a los médicos que puedan encontrarse con estos problemas para solventarlos y evitar problemas mayores. Hay que recordar que todas las vacunas están aprobadas en fase de pruebas y para casos de emergencias. En estos momentos, con tan poco recorrido de las vacunas no sabemos que efectos podrían tener a medio y largo plazo y aunque no se espera que tengan ninguno las autoridades vigilan los problemas como el de la trombosis muy de cerca para identificarlos y atajarlos sin dilación.

Categorías: Patología