Biología

Inicio Biotecnología, Inmunología, Patología, Virus La vacuna contra el cáncer de útero reduce al 10% el número de cáncer que se producen

La vacuna contra el cáncer de útero reduce al 10% el número de cáncer que se producen

Publicado por Ramón Contreras

El cáncer de útero es una de las dolencias femeninas que más muertes han causado. Cerca de 300.000 mujeres al año sucumben al trágico cáncer que en la actualidad tiene fácil solución. La falta de prevención o acceso a un sistema de salud es siempre el principal problema de estas mujeres. En los países no desarrollados será el tumor más mortal mientras que en los desarrollados se sitúa en décima posición. La casi totalidad de los casos descritos se ha demostrado que los ha causado un virus. El Virus del papiloma humano o VPH cuenta con unos 30 serotipos, variedades genéticas, pero de ellas solo los tipos 10, 11, 12, 13, 14 y 15 se han aislado de cáncer de útero. El virus se contrae tras una relación sexual con alguien contagiado. Por desgracia, en los hombres el virus no desarrolla ningún tipo de señal visible, salvo unas pequeñas manchitas o petequias (unas verrugas genitales que muchas veces pasan desapercibidas). Por el contrario puede causar cáncer de pene, ano, vagina e incluso en la parte posterior de garganta en ambos sexos. En mujeres al desarrollarse en el interior del cuerpo no puede verse fácilmente, incluso cuando ha empezado a crecer. Si se coge a tiempo se puede extirpar, pero en mujeres la dificultad de detectarlo es el principal problema. La enfermedad puede contraerse principalmente durante la juventud pero tarda bastante en desarrollarse, dando tiempo a transmitirlo.

Los jóvenes son los principales transmisores del virus, debido a su mayor actividad sexual y promiscuidad. Esto ha hecho que en los últimos tiempos se haya extendido todavía más este tipo de cáncer, así como otras enfermedades de transmisión sexual. Debido a esto se aconseja poner la vacuna contra VPH a los menores de 26 años, a ser posible antes de empezar su vida sexual. Por ello se contempla su puesta en jóvenes de entre 9 y 14 años. De esta manera y teniendo en cuenta que se necesitan tres dosis se protege a la población de contraer y extender el virus y a largo plazo se evitará tener que operar para extirpar el cáncer. La vacuna es una herramienta de prevención contra el cáncer de útero y cervix causado por las variedades más comunes del virus del papiloma humano, pero no de todas. Una vez contraído el virus la vacuna no protege contra el cáncer, por eso es importante vacunarse antes de mantener relaciones sexuales sin protección. Sin embargo, la vacuna contra el VPH solo protege contra este virus, no contra otros virus de transmisión sexual como el VIH causante de SIDA u otras infecciones por bacterias u hongos que se transmiten durante las relaciones. De igual manera, los anticonceptivos químicos no protegen contra ninguna enfermedad de transmisión sexual. Las relaciones sexuales seguras con preservativo es la mejor manera de prevenirlo todo de una sola actuación.

La detección precoz, la intervención y el aumento de las técnicas médicas para tratarlo ha hecho que se redujera la mortalidad de la enfermedad. Sin embargo, ha sido la vacuna la que ha reducido casi un 90% la aparición de estos tumores en la población de las regiones donde su puesta es generalizada y con ello la muerte de mujeres. Esto hace que merezca mucho la pena incluir esta vacuna en la cartilla de vacunación.

Categorías: Biotecnología, Inmunología, Patología, Virus