Biología

Inicio Bacteriología, Biotecnología, Inmunología, Patología Cilagincina, un nuevo antibiótico para luchar contra las bacterias superresistentes

Cilagincina, un nuevo antibiótico para luchar contra las bacterias superresistentes

Publicado por Ramón Contreras

Hemos comentado muchas veces los problemas de resistencia a antibióticos y la aparición de cepas bacterianas que habían adquirido resistencia a los antibióticos debido a diversos factores entre los que se encontraba la mala administración de las pastillas para detenerlos. Recientemente se ha encontrado un nuevo motivo para evitar el uso excesivo de antibióticos. Se ha encontrado una relación entre el cáncer yel consumo abusivo (o mal gestionado) de antibióticos. Hablaremos de eso aquí (próximamente).

Por otro lado, la materia gris de la humanidad sigue funcionando y se siguen buscando alternativas a los antibióticos convencionales. Cada cierto tiempo aparecen nuevas estrategias o recursos prometedores para hacer frente a las bacterias superresistentes. Hemos hablado de nuevos antibióticos AMA, sulfamidas y teixobactina e incluso de antibióticos propuestos por inteligencia artificial, como la halicina. Esperemos que la aparición de los nuevos antibióticos o las nuevas formas de combatir los patógenos aparezcan con suficiente rapidez como para hacer frente a la creciente presencia de bacterias superresistentes.

La cilagicina es el último candidato en unirse a las listas de nuevos fármacos con efecto antibiótico en desarrollo. Para su creación se ha empleado un enfoque triple, con biología computacional, genética bacteriana y química sintética. Gracias a la aproximación con modelos de computadora se ha encontrado una molécula que algunas bacterias emplean para evitar que otras especies colonicen su entorno. Esto es una estrategia conocida por ejemplo con la penicilina. De hecho, el clúster o familia de genes “cil” ya se había relacionado antes con genes antibióticos, pero la imposibilidad de cultivar las bacterias que los producen impedía desarrollar esta línea de investigación. Con el algoritmo consiguieron obtener la forma de la posible molécula que producían estos genes. A partir de ahí la química sintética hizo su trabajo y buscó la forma de hacerla en un laboratorio.

La investigación publicada en la prestigiosa Science por el equipo de S. F. Brady en mayo de 2022 es un enfoque nuevo a la lucha contra las bacterias. La cilagicina interactúa con las bacterias de forma diferente a los antibióticos convencionales y esa es la clave para funcionar contra bacterias que tienen resistencias frente a los mecanismos tradicionales de atacar a las bacterias. Este prometedor antibiótico interacciona con las paredes bacterianas, concretamente con un precursor universal y crítico de numerosos procesos de polimerización de compuestos en la ruta de formación de la pared bacteriana. Este compuesto es el transportador C55P y junto con su forma activada C55PP son la diana de la cilagicina que evita la formación de enlaces siálicos. C55P es un transportador de lípidos (moléculas fundamentales para formar la pared). Al desactivar la molécula deja de poder llevar lípidos de un lado al otro y por lo tanto la pared bacteriana no se forma. Esto es importante puesto que la pared bacteriana es donde se encuentran las medidas de defensa bacteriana para evitar ser atacada por las defensas del cuerpo.

Aunque solo se ha probado en ratones por ahora parece que la molécula funciona y que pronto pasará al estudio en humanos. Por ahora el laboratorio sigue trabajando en su síntesis y en la mejora alostérica del antibiótico para mejorar su eficacia, mientras que las pruebas en animales continúan y se añaden más patógenos a la lista para probar su efecto contra diferentes tipos de bacterias.