Biología

Inicio Microbiología Bacterias superresistentes a antibióticos en plantas depuradoras

Bacterias superresistentes a antibióticos en plantas depuradoras

Publicado por Ramón Contreras

No es la primera vez que hablamos de superbacterias resistentes a antibióticos. El uso indiscriminado de antibióticos y sobretodo el mal uso de los mismos (como no realizar la pauta completa de las dosis prescritas) hace que muchas especies bacterianas hayan ido ganando con el tiempo resistencia a los antibióticos más comunes. De hecho, 700.000 personas mueren al año en todo el mundo a causa de infecciones causadas por bacterias resistentes a antibióticos. Lo peor es que a este ritmo de adquisición de resistencia para el año 2050 podríamos estar hablando de unos 10 millones de muertes en todo el mundo. Para acabar con esto se están desarrollando constantemente nuevos antibióticos, aunque no es tarea fácil. Las variaciones sobre los antibióticos conocidos se están acabando y encontrar nuevos antibióticos con inteligencia artificial podría ser una solución o bien encontrar nuevas formas de acabar con las bacterias, como ya hemos comentado alguna vez. De hecho, la ONU y la OMS tienen serias preocupaciones sobre el futuro de la sanidad mundial a este respecto. En recientes declaraciones del presidente de la OMS dijo que esto podría convertirse en el nuevo COVID-19 antes de que nos demos cuenta y que por ello había que dedicarle el mismo esfuerzo que a la presente pandemia para evitarlo. Sin embargo, la forma más obvia para evitar esto es muy sencilla. Hay que reducir el consumo de antibióticos o al menos evitar la exposición de las bacterias a estos compuestos para que no muten y adquieran resistencia. Son numerosas las publicaciones científicas que en la última década se han hecho eco del hecho que las plantas de tratamiento de agua son un foco de posible resistencias.

En estos sitios se emplean bacterias precisamente para acabar con compuestos contaminantes del agua. Ya sea metales pesados, hidrocarburos u otros compuestos orgánicos presentes en el agua por causas humanas el uso de bacterias para eliminarlos del ambiente es un sistema muy económico y fiable para hacerlo. El problema asociado a este sistema, que por otro lado es muy sostenible y respetuoso con el medio, es que las bacterias de tanto vivir en esas condiciones van mutando para resistir mejor las aguas contaminadas. Todo muy lógico hasta ahora. El problema es que la resistencia a estos productos muchas veces viene por mecanismos similares a los que se desarrollan para evitar los antibióticos. Acortando la historia, al final estas bacterias se vuelven inmunes a antibióticos, que muchas veces están presentes en el agua contaminada que tienen que limpiar. Con el tiempo estas bacterias pueden salir de la planta depuradora blindadas de protección y cuando el agua es usada para regar capos u otros usos, en ocasiones incluso para suministro humano, puede ser la causa de una infección. Por otro lado, la famosa transmisión horizontal de genes entre estas bacterias superresistentes y otras presentes en el medio natural podría dar la misma resistencia a bacterias que no han salido de la depuradora.

No obstante, no está todo perdido. Existen métodos también baratos con los que acabar con las bacterias antes de soltar el agua de la depuradora. Los baños de luz ultravioleta o el uso de otros organismos que se coman a las bacterias, como lombrices, podrían ayudar a mitigar este problema.

Categorías: Microbiología