Biología

Inicio Genética, Patología Causas genéticas del síndrome de Prader Willis

Causas genéticas del síndrome de Prader Willis

Publicado por Ramón Contreras

El síndrome de Prader Willis (PW) es una enfermedad crónica para la que no existe cura. Esta dolencia empieza antes del nacimiento y su tasa de aparición en la población mundial es de un caso cada veinte mil nacimientos, aproximadamente, aunque la frecuencia varía dependiendo de la población analizada. Los individuos que presentan PW suelen tener un retraso cognitivo leve, además de otros trastornos emocionales que van desde la euforia hasta conductas autolesivas. El síndrome de PW afecta a una variedad de órganos y aspectos de la vida del individuo, por lo que es recomendable un seguimiento multidisciplinar para que la persona pueda desarrollar una vida lo más normal posible. Puedes leer más sobre los síntomas, el tratamiento y el diagnóstico de esta enfermedad en el artículo que le dedicamos a ello aquí .

La región q11-q13 del cromosoma 15 es la implicada en la enfermedad.

La región q11-q13 del cromosoma 15 es la implicada en la enfermedad.

Las causas de esta enfermedad no son del todo conocidas. PW aparece cuando no se generan las proteínas de una región concreto del cromosoma 15 de origen paterno o bien se han dado casos en los que la enfermedad aparece como consecuencia de la expresión doble del gen de origen materno. Por el contrario se ha descrito el síndrome de Angelman que resulta de la ausencia de proteínas producidas por la misma región del cromosoma 15 materno. Puedes leer más sobre el síndrome de Angelman en los artículos que le dedicamos aquí y aquí (próximamente).

Los cromosomas de ambos progenitores contienen los mismos genes, por lo que en teoría su transcripción indistintamente de su procedencia debería producir el mismo resultado. Sin embargo, los avances de la genética moderna han demostrado que esto no es así. Tras la formación del zigoto los cromosomas de origen materno y paterno tienen un marcaje epigenético distinto, que delata su procedencia. Aunque ambos cromosomas den lugar a la misma proteína el marcaje epigenético ayuda a regular la expresión de cada gen para conseguir el equilibrio adecuado para el desarrollo del embrión. Puedes leer más sobre epigenética aquí (próximamente) e impronta genética durante el desarrollo embrionario aquí (próximamente).

Concretamente los genes implicados en estas enfermedades se encuentran en la región 11 a 13 del brazo grande del cromosoma 15 (15q11-q13). Los genes son SNRPN, NDN, MAGEL2, cluster de snARN, un ARN antisentido de UBE3A y el gen UBE3A. La expresión de estos genes está controlada por un centro de impronta. En el cromosoma paterno este centro de impronta está activo permitiendo la síntesis de los genes SNRPN, NDN, MAGEL2, el cluster de snARN y el ARN antisentido. El ARN antisentido se unirá a UBE3A, inhibiendo su síntesis en el cromosoma paterno. Mientras que en el cromosoma materno este centro está reprimido y solo se expresa el UBE3A, a consecuencia de que no está reprimido por el ARN antisentido.

En el síndrome PW el gen con mayor probabilidad de ser el causante es SNRPN, que se transcribe un único transcrito de ARN, pero que da lugar a dos proteínas.

Se ha descrito una región de 4,5 kb, que abarca el promotor y parte del primer exón del gen SNRPN como parte del centro de impronta. Si existe una deleción del centro de impronta o del gen SNRPN o un error del marcaje epigenético en el cromosoma paterno se dará la enfermedad de PW.

Categorías: Genética, Patología