Biología

Inicio Etología ¿Cómo consigue la abeja reina que le obedezcan las obreras?

¿Cómo consigue la abeja reina que le obedezcan las obreras?

Publicado por Ramón Contreras

Muchos himenópteros son sociales. A pesar de que muchas especies de avispas son solitarias, los tres grupos que conforman los himenópteros presentan una estructura social por castas. Puedes leer más sobre los himenópteros avispas, abejas y hormigas en sus respectivos artículos. El sistema social de castas de estos grupos de insectos se compone de una reina que pone huevos, unos pocos machos que protegen la colonia y fecundan a la reina y un gran número de hembras estériles a las que se les llama obreras. Lee más sobre la organización de las colonias en nuestro artículo aquí.

La abeja reina es morfológicamente diferente de las obreras, puesto que sus funciones en la colmena son muy diferentes.

La abeja reina es morfológicamente diferente de las obreras, puesto que sus funciones en la colmena son muy diferentes.

Cuando uno estudia los comportamientos de las hormigas o las abejas e intenta hacer encajar las teorías evolutivas y ecológicas con estos seres vivos se le presentan al investigador serios problemas. ¿Porqué las obreras no se rebelan contra la reina? ¿Porqué una obrera está dispuesta a dar su vida por los descendientes de la reina?

Las teorías evolutivas y ecológicas especulan con que a un ser vivo solo le sale “rentable” dar la vida por dos o más hijos. Cada hijo comparte el 50% de los genes, así que dando la vida por salvar a 2 hijos se asegura que el 100% de sus genes se transmitan a las generaciones futuras. Sin embargo, la abeja obrera solo comparte el 25% de los genes con las otras obreras o las futuras reinas y el 50% con su madre, la reina y con su padre. Así que las obreras no deberían, según las teorías ayudar a su madre a cuidar a las futuras reinas.

Sin embargo si solo se toman esos datos se estará pasando por alto algo importante, las obreras son estériles, salvo en algunas especies contadas. Por lo tanto su única oportunidad de que sus genes pasen a las generaciones futuras es conseguir que 4 reinas, hijas o hijos de su madre sean fértiles. De esta manera estaría pasando el 100% (4 x 25%) de sus genes.

El hecho de que las obreras sean estériles se debe a un largo proceso evolutivo en el cual las feromonas de la reina impiden el desarrollo sexual de sus hijas y que además dependiendo del grado de evolución necesiten comer durante su desarrollo temprano nutrientes especiales, la jalea real.

Se han publicado estudios demostrando que un conjunto de feromonas secretadas por la abeja reina mantiene calmadas y sin rebelarse a las obreras. Las feromonas se producen en unas glándulas situadas cerca de las mandíbulas. Entre los componentes de estas feromonas se encuentran hidrocarburos saturados y el alcohol homovanilíco, cuya interacción con los receptores neuronales de dopamina del cerebro está demostrada. La dopamina modula los estados de ánimo, es decir, la abeja reina mantiene contentas a las obreras jóvenes cuando están cerca con su feromona.

De esta manera las obreras permanecen felices y estériles ayudando a la reina. Si la concentración de feromonas decae se empieza el enjambrado de una celda real en la que se cuidará y alimentará una nueva reina que proporcione feromonas de la felicidad a las obreras. Si la nueva reina no crece suficientemente deprisa alguna de las abejas obreras empezará a desarrollar su aparato reproductor, puesto que ya no está bajo la influencia de la abeja reina. A medida que desarrolla su aparato reproductor esta obrera también desarrollará las glándulas que producen las feromonas de la reina para impedir que otras obreras se desarrollen sexualmente.

Categorías: Etología