Biología

Inicio Ecología La culebra arbórea café, la serpiente más peligrosa para los pájaros

La culebra arbórea café, la serpiente más peligrosa para los pájaros

Publicado por Ramón Contreras

La culebra arbórea café o serpiente arbórea marrón (Boiga irregularis) es una de las especies invasivas más peligrosas del mundo. Está dentro de la lista creada por la UICN con las 100 especies exóticas y más invasoras. Pero vayamos a ver porqué es tan peligrosa.

Esta especie es originaria de Oceanía, con una distribución amplia concretamente la encontramos en Australia, Papúa y en muchas de las islas de Melanesia. Como su nombre indica es común encontrarla agazapada entre las ramas del árbol del café, puesto que es una serpiente que come huevos de ave y polluelos principalmente, pero también lagartijas y roedores. De hecho,tiene una técnica denominada lazo para subir a los árboles que solo se ha visto en este grupo y que fue analizada muy recientemente (2021). En su lugar de origen llega a medir entre 1 y 2 metros, pero en los sitios donde no encuentra depredadores supera ese tamaño (hasta los 3 metros). Esto es debido a que no cuenta con sus depredadores naturales como los jabalíes y los lagartos monitor de manglar.

A pesar de ser una serpiente venenosa su picadura no es mortal para el ser humano y no se ha reportado ningún caso de muerte por esta causa, aunque su picadura puede llegar a ser muy dolorosa. Al estar especializada en presas de pequeño tamaño (lagartijas o pájaros) la cantida que inocula no es muy grande. Sin embargo, su veneno no es lo que la hace peligrosa.

Entre las décadas de 1940 y 1950, tras la guerra Mundial esta serpiente fue introducida en Guam (una isla del mar de Filipinas). Se cree que llegó allí escondida en árboles de café que se llevaron para iniciar este cultivo en la isla. Tristemente la repercusión no fue económica, sino que fue un desastre natural. Al no tener depredadores las serpientes crecieron rápidamente. De hecho, con comida abundante y en condiciones adecuadas de temperaturas altas y baja humedad pueden llegar a hacer dos puestas cada año, siendo una de las serpientes que se reproducen más rápido. La larga historia contada rápidamente es que por culpa de la serpiente han desaparecido las aves dela isla. Todas han sucumbido al apetito de la serpiente. Varias especies endémicas de la isla se conservan en cautividad pero al menos una se ha extinguido completamente en estado natural. Se considera que extinguió las poblaciones locales de la mayoría de vertebrados de las islas, incluyendo aves de corral y otros animales domésticos.

Después de la devacle de Guam, esta especie se incluyó muy merecidamente en la lista de las 100 especies más invasoras del mundo. A pesar de ello, se ha introducido de forma similar a lo que sucedió en Guam en otras islas del Pacífico e incluso se han reportado avistamientos en Tejas. Se distingue por sus tonos marrones rojizos de las escamas, evidentemente su tamaño y por encontrarse frecuentemente en los árboles. No hay que confundirla con la serpiente café adornada, nativa del continente americano desde Méjico, Guatemala o Belice, hasta Colombia, y que solo llega a alcanzar los 35 cm, es de un color mucho más oscuro y está en la Lista roja de especeis amenazadas de la UICN de 2022..