Biología

Inicio Agro-ecología, Biotecnología, Botánica Los cereales desde la cuna de la humanidad alimentando al mundo

Los cereales desde la cuna de la humanidad alimentando al mundo

Publicado por Ramón Contreras

El día 22 de mayo fue el día del árbol, sobre el que ya escribimos aquí. Esta semana vamos a dedicarla a tratar algunos temas relacionados con la importancia de los árboles y en general de las plantas para la vida humana.

Los cereales son desde el principio de la civilización la principal fuente del sustento humano. Su cultivo ha ido siempre de la mano de la presencia humana y en la actualidad el noventa y cinco por ciento de la alimentación de toda la humanidad está aportada por tan solo tres cereales. ¿Te imaginas cuáles? Trigo, arroz y maíz. Los cereales en general son sin duda no solo la principal fuente de energía para los humanos, sino que los animales asociados con la humanidad también se alimentan de cereales en forma de hierba fresca, piensos y preparados diversos. La aparición de la agricultura, alrededor del 8.000 a. C, cambió la dieta del hombre. La caza dejó de ser la principal fuente de alimento en pro de esta nueva alimentación rica en hidratos de carbono mucho más fácil de conseguir y menos dependiente de las migraciones de los animales. En definitiva, la domesticación de los cereales fue lo que permitió el asentamiento de la especie humana en el evento conocido como la revolución neolítica.

Filogenia e historia evolutiva: Aunque el número de especies de interés agroeconómico es de una docena de especies y los cientos de variedades que tienen, todas ellas pertenecen al mismo grupo taxonómico la familia Poaceae. La familia Poaceae, las poáceas o gramíneas como se las conoce vulgarmente, no solo contienen a los cereales sino que está formado por cerca de doce mil especies en más de ocho cientos géneros. Lo que nos da na idea de la diversidad y éxito evolutivo que tienen. El trigo es el resultado de una serie de cruces del género Triticum. Mientras que el arroz pertenece al género Oriza y el maíz al género Zea. Lee algunascuriosidades sobre el genoma de las gramineas aquí. Las gramíneas pertenecen a la clase Poales, dentro de la Orden Liliopsida (las monocotiledóneas), dentro de la división Magnoliophyta, las plantas con flor.

Descripción física: Las características propias de este grupo son las que han hecho que sean tan interesantes para la agricultura y la alimentación humana. Puedes leer sobre las características propias de todas las gramíneas y por lo tanto comunes a los cereales en el artículo que le dedicamos hace años aquí. Pero, ¿porqué esas gramíneas y no otras? Son pocas las características que han llevado al ser humano a seleccionar unos cereales sobre otros. La cantidad de semillas que generan es una de ellas, pero también la cantidad de endospermo que acompaña a los embriones. Del endospermo se obtiene la harina. Esos granos del trigo o los granos de arroz son el reservorio de energía que tiene la semilla para empezar a desarrollarse una vez llegue al suelo. Todos ellos cuentan con una cáscara protectora que ha de ser eliminada (su incorporación en los preparados culinarios es lo que aporta el “integral” a los nombres del pan y otros productos cerealeros).

Distribución y hábitat: Los cereales en conjunto son muy versátiles. El arroz es tal vez el que presenta más dificultades para su cultivo debido a los requerimientos hídricos elevados. Sin embargo, se cultiva con éxito alrededor del mundo. El trigo y el maíz por otro lado son capaces de aguantar un rango de temperaturas y precipitaciones mucho más extenso que el arroz. El cultivo de trigo es posible en casi todas las latitudes, en parte gracias a la constante mejora de las variedades locales para adaptarlas a condiciones más duras.

Categorías: Agro-ecología, Biotecnología, Botánica