Biología

Día internacional del árbol

Publicado por Ramón Contreras

En los últimos tiempos es normal oír hablar del día de la mujer (8 de marzo), el día del niño (15 de abril) o el día mundial del cacao (7 de julio). Como ya hemos comentado en laguia2000 en alguna ocasión existe el día internacional de los bosques (puedes leer el artículo que le dedicamos aquí), que cae el 21 de marzo, fecha del equinoccio de primavera o de otoño según estemos en el hemisferio norte o sur respectivamente. Ese día sirve para poner en relevancia la importancia de los bosques y su cuidado. Su fecha oficial de aparición es en 2013 para todo el mundo. Además, muchos países han instaurado o tenían mucho antes un día del árbol, en Argentina se lleva realizando un día del árbol desde los primeros años de del siglo veinte. Aunque la palma se la lleva un pueblo de español (Villanueva de la Sierra (Cáceres) donde la realizan desde 1805, donde el día del árbol es el 22 de mayo.

Independientemente de la fecha en la ue se realice o de quien lo hizo primero, es obvio que hay una voluntad humana y social por reconocer la importancia que los árboles tienen para la subsistencia, no solo de la especie humana, sino también de todo el planeta. Es por ello que ese día suele motivarse la plantación de árboles en todo el mundo, colaborando contra la deforestación que ocurre en todo el mundo.

Los árboles tienen un gran número de funciones en los ecosistemas donde se encuentran. La más conocida y global de todas ellas tal vez sea la conversión del CO2 en O2, mediante la fotosíntesis. Este mecanísmo gracias al cual las plantas obtienen energía para vivir genera como residuo uno de los productos mayoritarios de la atmósfera del planeta tierra y esencial para la vida, el oxígeno.

Pero no solo en ese aspecto los animales necesitamos a las plantas, y a los árboles en concreto. Por ejemplo, los árboles son grandes sustentadores del sustrato, gracias a sus raíces la erosión es mucho menor en los bordes de los ríos o en las zonas montañosas. Más aún la siple presencia de árboles se ha demostrado que es un elemento que refresca el ambiente, gracias a las copas de los árboles que captan la luz del sol y la reflejan impidiendo que llegue al suelo, éste no se calienta tanto y hace posible la vida bajo sus sombras.

En otro orden más técnico de cosas, los árboles (las plantas) son la principal fuente de biomasa del planeta. Todas las formas de vidade la rotura de compuestos complejos a compuestos más simples obtienen la energía para generar sus propias estructuras complejas. Los vegetales sin embargo, además de eso son capaces de formar compuestos complejos a partir de la luz del sol como fuente de energía. Después el resto del ciclo de la vida cogerá esas moléculas orgánicas complejas y las usará como su propia fuente de energía.

En conjunto el árbol, como abanderado del mundo vegetal, nos recuerda con su día la importancia de mantener el planeta verde para la continuidad de la vida.

Categorías: Conservación, Ecología, Educación biológica, General, Manejo de recursos naturales