Biología

Inicio Zoología Vinchuca

Vinchuca

Publicado por Ramón Contreras

Vinchuca, picuda, chinche negra o besucona e, incluso, la ponzoñosa son algunos de los nombres que recibe en América Latina Triatoma infestans. Estos insectos son de especial interés humano puesto que son el vector principal de la transmisión de la enfermedad de Chagas. Esta enfermedad es endémica del continente americano y la OMS contabiliza 17 millones de personas que se contagian cada año. Puedes leer más sobre ella en los artículos que les dedicamos a la enfermedad de Chagas (síntomas, tratamiento y profilaxis) aquí o al eucariota causante de la enfermedad Trypanosoma cruzi aquí.

Filogenia e historia evolutiva: Las vinchucas son unos pequeños insectos picadores. Las vinchucas pertenecen al género Triatoma en el que de las casi cien especies también se encuentran otras especies parásitas. El género se encuentra clasificado a su vez dentro de la familia taxonómica Reduviidae, dentro del Orden Hemiptera (los hemípteros, caracterizados por tener la base de las alas rigido y el extremo distal membranoso). Éstos se recogen dentro de la Clase Insecta del Filo Arthopoda.

Descripción: Las chinches negras son insectos hemípteros y tienes características típicas de este grupo. Son de color pardo y miden unos 3 cm. De su cabeza se alarga una probóscide chupadora. En el tórax se insertan 3 pares de patas marchadoras y un par de alas que lleva plegadas normalmente, pero que se extienden cuando se hincha el abdomen al chupar la sangre. Se pueden distinguir de otros insectos picadores del género Triatoma por una serie de bandas claras y oscuras que cruzan transversalmente el abdomen. Las ponzoñosas pasar por varios estadios larvarios o ninfas no alados (5 exactamente) hasta alcanzar el tamaño adulto y todos ellos pueden transmitir la enfermedad de Chagas.

Distribución y hábitat: Las vinchucas es endémica del continente americano, siendo más frecuente en América Latina por sus cualidades ambientales, más cálidas. Las vinchucas son propias de climas templados, aunque se pueden encontrar en climas fríos, puesto que dentro de las casas siempre hace una temperatura adecuada para ellas. Los estudios realizados parecen indicar que las cobayas silvestres son su huésped ancestral. Pero se han adaptado magníficamente bien al medio humanizado, tanto que es más común la vinchuca dentro de las casas que en algunas zonas silvestres. En zonas rurales son muy comunes en techos de paja, paredes sin revoque, camas, animales domésticos (en gallineros y corrales), etc. Las vinchucas son de hábitos nocturnos, cuando se alimentan de los animales dormidos, entre los que se encuentra el ser humano.

Interacción con el ser humano: El principal problema humano con las vinchucas es la transmisión del Chagas. Puedes leer más sobre las recomendaciones para evitar la proliferación de los triatóminos en el artículo que le dedicamos aquí . El avistamiento de tan solo uno de estos insectos tiene que ser suficiente para una búsqueda más exhaustiva en la casa. Al ser animales de costumbres nocturnas puede ser difícil encontrarlos a la luz del día. Una de las principales características de estos insectos es que no inoculan el patógeno cuando chupan la sangre de sus hospedadores, sino que lo transmiten al defecar (cosa que pasa al mismo tiempo, puesto que su intestino se llena con la sangre nueva). Tras la picadura los animales tienden a rascarse la zona afectada e introducen así el tripanosoma dentro de su torrente sanguíneo.

Categorías: Zoología

2 comentarios para “Vinchuca”