Biología

Inicio Zoología Osos polares

Osos polares

Publicado por Ramón Contreras

Los osos polares son unos de los pocos animales adaptados a unas condiciones extremas de frio. El polo norte tiene unas temperaturas constantemente por debajo de los 0ºC, alcanzando de forma extrema los -90ºC. En estas condiciones, a pesar de estar rodeado por hielo, el agua disponible para la vida es casi nula, considerándose muchas veces este ecosistema como un desierto. Lee las condiciones que tienen los desiertos fríos en el artículo sobre desiertos, aquí .

Los osos polares son unos cazadores muy agresivos, aunque con sus crias son muy cariñosos.

Los osos polares son unos cazadores muy agresivos, aunque con sus crias son muy cariñosos.

Filogenia e historia evolutiva: Puedes leer más sobre el origen de esta especie en el artículo que le dedicamos aquí.

Descripción: El oso polar es el carnívoro terrestre más grande del mundo, compartiendo ese rasgo con el oso Kodiak, una subespecie de oso pardo. Los osos pardos son animales de entre 300 y 1000 kg y miden entre 2 metros y 2,5 m. Su pelaje blanco le permite pasar desapercibido en el hielo, donde vive. Su piel es negra y la capa de pelo denso, conjuntamente con una gruesa capa de grasa subcutánea le permite sobrevivir al frio polar. Su perfil es muy alargado y sus orejas y rabo están muy reducidos para evitar pérdidas de calor. Esta especie es exclusivamente carnívora, cazando focas y otros mamíferos marinos en tierra, aunque son excelentes nadadores.

Estos osos no hibernan. Durante el invierno las hembras son fértiles. En esa época se relacionan con los machos, por lo demás solitarios y se aparean con varios de ellos. Tras aparearse las hembras buscar un refugio donde se retira para poder dar a luz una o dos crías. Hasta dar a luz y mientras amamanta a las crías las hembras solo se alimentan de sus reservas de grasa. Las crías viven con sus madres unos 2 años, protegidos por sus madres de los machos. La vida media del oso polar en libertad puede alcanzar los 30 años. Los machos viven a la intemperie campeando grandes territorios a pesar de la oscuridad de la época invernal y el frío extremo.

Distribución y hábitat: Su distribución es muy escasa y se concentra solamente alrededor del polo norte, encontrándose en Canadá, Groenlandia, Noruega, Rusia, Alaska Dinamarca e Islandia. Sin embargo, en cautiverio se adaptan muy bien a los climas cálidos de los zoológicos. Los machos campean grandes áreas que en raras ocasiones se acercan a las regiones humanas. Por otro lado las hembras son más selectivas con sus territorios, pues deben albergar a sus crías en algún tipo de madriguera. Recientemente se han avistado osos cerca de asentamientos humanos en el norte de Canadá, concretamente cerca de la bahía de Sant James.

Interacción con el ser humano: los osos polares interaccionan poco con los seres humanos. El área de distribución natural de los osos polares se encuentra fuera del área habitable del ser humano. Tan solo unas pocas tribus esquimales pueden tener contacto con estos animales. Según datos de la UICN el oso polar se encuentra en estado de conservación en grado de vulnerable. La desaparición de su hábitat, debido al derretimiento de los polos parece haber afectado a sus áreas de caza. Sin embargo, el oso polar es posible que pueda adaptarse a una vida alejada parcialmente del hielo.

Categorías: Zoología

2 comentarios para “Osos polares”