Biología

Inicio Zoología Las Ladillas: Parasitos de transmisión sexual

Las Ladillas: Parasitos de transmisión sexual

Publicado por Ramón Contreras

Las ladillas son un parásito humano. Son similares a los piojos y viven entre el cuero cabelludo del ser humano. Sin embargo las ladillas han desarrollado una especificidad ecológica un tanto peculiar. Las ladillas se encuentran principalmente entre el vello púbico del ser humano. Las ladillas están emparentadas con los piojos, de los que puedes leer más en nuestro artículo aquí.

Foto al microscopio de este insecto agarrado a un par de pelos

Foto al microscopio de este insecto agarrado a un par de pelos

Filogenia e historia evolutiva: las ladillas corresponden a la especie taxonómica Pthirus pubis. El género Pthirus consta tan solo de dos especies, las ladillas humanas y las ladillas de los gorilas P. gorillae. Estudios recientes parecen aclarar que las ladillas eran propias de los primeros homínidos, hace varios millones de años. Al diferenciarse las especies de homínidos las ladillas y el piojo del gorila evolucionaron conjuntamente con el hombre y el gorila separándose ambas especies de ladillas. El género pertenece a la familia Pthiridae, del suborden Anoplura (los piojos chupadores). El Orden Phthiraptera al que pertenecen los piojos de todos los animales comprende unas 3000 especies. Este Orden está recogido en la Clase Insecta del Filo Arthropoda.

Descripción: Las ladillas son unos insectos grisáceos de unos 3 mm de diámetro, que se pueden observar a simple vista. Al final de sus 6 patas tiene ganchos con los que se agarra al vello. Como otros piojos las ladillas se alimentan chupando sangre de su hospedador, lo cual puede llevar al contagio de enfermedades entre dos personas. Las ladillas viven unos 30 días y las hembras ponen una treintena de liendres (huevos) blancuzcos. A la semana las liendres eclosionarán liberando a las ninfas, las liendres jóvenes no activas sexualmente, pero si móviles. Al final los adultos chupadores se pueden reproducir un par de veces durante su vida.

Distribución y hábitat: Las ladillas pueden vivir muy poco tiempo lejos del cuerpo del ser humano, 1 o 2 días. Las ladillas al ser un parásito del ser humano tienen una distribución casi tan amplia como éste. Las ladillas son un parásito altamente especializado de la región púbica de una única especie. Sin embargo también pueden vivir en otras zonas con pelo del cuerpo, cabello, barba, cejas y pestañas o en las axilas.

Interacción con el ser humano
: la interacción con el ser humano es obvia. Las ladillas se transmiten por contacto intimo y sexual o compartiendo ropa interior o de cama con alguien infestado. Para evitar contraer ftiriasis, la infestación por ladillas se recomienda una higiene adecuada. Evitar mantener relaciones con personas infestadas y evitar las relaciones cuando se tiene ladillas. Las personas más propensas a tener ladillas son aquellas que mantienen una vida sexual activa con varias parejas, muchas veces sin conocer la higiene de sus parejas. El tratamiento es tópico con cremas y champús. Los síntomas son picores y pequeñas gotas de sangre. La incomodidad puede llevar a rascar más la zona infestada, lo que generará sarpullido. El diagnóstico se realiza por la observación visual de las ladillas y las liendres. Dependiendo de la gravedad el médico puede plantear otras pruebas para otras enfermedades de transmisión sexual. Las ladillas como especie podrían estar en peligro de extinción en relación al aumento de higiene intima del ser humano en el último siglo.

Los métodos anticonceptivo como preservativos, pastillas y otros tratamientos hormonales no protegen contra las ladillas.

Categorías: Zoología

Un comentario para “Las Ladillas: Parasitos de transmisión sexual”