Biología

Inicio Zoología Las hormigas argentinas

Las hormigas argentinas

Publicado por Ramón Contreras

Las hormigas son animales fascinantes. Sus sociedades complejas, su forma de resolve problemas en conjunto y sus estrategias vitales han creado simepre gran curiosidad en los humanos. Tanto que la ciencia ficción más loca alguna vez ha fantaseado con un superordenador que estaría habitado por hormigas y que sería el comportamiento de las hormigas el que determinaría las respuestas a las preguntas que se le hace a ese superordenador con una inteligencia artificial un tanto extraña. Hoy hablaremos de las hormigas argentinas una especie originaria del cono sur americano (Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y llega hasta el sur de Brasil).

Filogenia e historia evolutiva: Linepithema humile es el nombre científico de esta especie y el género Linepithema incluye otras 19 especies de hormigas todas ellas americanas con una gran capacidad para vivir a más de 2.000 metros de altura. Las hormigas tienen varios taxones entre los tradicionales de género y familia debido a su gran diversidad. Las hormigas argentinas pertenecen a la tribu: Dolichoderini de la subfamilia Dolichoderinae. Su Familia taxonómica es Formicidae (Las hormigas), dentro del Orden Hymenoptera (los himenopteros, grupo que comparte con avispas y abejas) de la Clase Insecta.

Descripción: Entre sus características comunes podemos decir que como todas las hormigas de Dolichoderinae, no tienen aguijón, pero secretan una sustancia olorosa desagradable como sistema de defensa. Estas especies además poseen un solo segmento en el peciolo (la separación entre el abdomen y el tórax). Son hormigas rojizas cuyas obreras miden 2,5 mm, sin división de castas. Para alimentarse crían áfidos de los que extraen sustancias ricas en azúcar. Sin embargo, lo más reseñable de esta especie es que sus hormigueros pueden albergar a cientos de reinas hermanas que conviven. De hecho, cuando una se va con su propio séquito es posible que mantenga el contacto con su hormiguero de origen. La extensión más grande que ocupan este tipo de megaurbanizaciones de hormigas abarca 6.000 km y va desde el norte de Italia hasta el norte de España, pasando por Francia.

Distribución y hábitat: Se encuentra en todos los continentes excepto en la Antártida. En todos los lugares ha sido llevada por el ser humano. Viven a ras de suelo pero tienen gran capacidad de adaptación tanto en altura como en condiciones ambientales.

Interacción con el ser humano: Esta especie está considerada por la UICN como una especie de las 100 más peligrosas como invasora. Siempre ha desplazado a las hormigas autóctonas gracias a su gran tasa de reproducción (al tener varias reinas juntas sus hormigueros crecen muy deprisa) y a que se comportan de forma muy agresiva con otras especies de hormigas. Su capacidad de colaborar con hormigueros de su misma especie hace además que presenten batalla de forma continuada contra otras especies pero no entre ellas favoreciendo su expansión. Esto es curioso porque en su hábitat natural sí que pelean entre ellas regulándose con otras hormigas de la misma especie. Se cree que esto es debido a que en otras localizaciones las diferencias genéticas son tan bajas que a pesar de ser de otros hormigueros las consideran parte de su hormiguero y no se atacan entre ellas.