Biología

Inicio Anatomía animal, Evolución, Zoología Hace 100 años que los caracoles tienen pelo

Hace 100 años que los caracoles tienen pelo

Publicado por Ramón Contreras

¡Cuando los caracoles tengan pelo! Esta frase podría venir a decir que algo pasará cuando se dé algo tan imposible como que los caracoles tengan pelo, pero si nos fijamos en la naturaleza más de cerca quiere decir ya mismo. Y es que son muchas las especies de caracoles con pelo. De hecho, recientemente se ha encontrado embebido en una gota de ámbar un caracol con vellosidades de hace 99 millones de años. Así que cuando los caracoles tengan pelo es en realidad algo que lleva pasando toda la vida y más. Si el primer antepasado de los humanos separado del chimpancé apareció hace unos 80 millones de años, los caracoles peludos son incluso anteriores a nosotros.

El famoso caracol peludo encontrado en el ámbar

Los caracoles no tienen pelo como los mamíferos, puedes olvidarte de ver caracoles con largas melenas al viento. Las vellosidades de los caracoles miden apenas un centímetro o menos y estos gasterópodos los tienen en el caparazón. No creas que hay solo una especie que cuenta con estos capilares, el estudio evolutivo de los caracoles parece indicar que esta característica ha surgido en el taxón de los caracoles terrestres varias veces de forma independiente. Hay una quincena de especies, emparentadas remotamente, que presentan pelos en su caparazón. Esto es un indicio de que este rasgo tan peculiar tiene algún sentido evolutivo para ellos, aunque para los investigadores todavía no esté claro cuál.

De hecho, son varias las hipótesis que se barajan sobre la utilidad de los pelos. Una de las cosas que desconciertan a los investigadores sobre el tema es que dependiendo de la especie tienen pelos solo los individuos juveniles, solo los adultos o ambos. De esta manera es difícil establecer una relación directa de las vellosidades con alguna función concreta.

Las hipótesis más importantes incluyen que los pelos sirvan para atrapar humedad ambiental, o que sirvan para aumentar la adhesión de los caracoles a las plantas por las que trepan. Por otro lado, hay hipótesis respecto a que tengan alguna función reproductora, y que a los caracoles les gusten más con pelo. Recordemos que los caracoles son hermafroditas. Aunque puede ser simplemente una deriva genética y que el gen que controla el crecimiento de los pelos se encuentre muy cerca de un alelo importante para la eficiencia biológica y que se transmita junto a él. Evidentemente también puede ser que los pelos les ayuden a ocultarse en los bosques donde viven y a romper su forma tan característica y fácil de ver. Por último, se cree que podrían tenerlo para evitar el medio tan ácido que les rodea. Estos caracoles se encuentran en selvas tropicales, pero también en el secarral mediterráneo. En unos y en otros, empezarían los pelos para que el ácido del medio, la enorme cantidad de materia orgánica de los suelos cuando están húmedos, deshaga su caparazón de carbonato cálcico.

Tampoco todas las especies tienen los mismos pelos. El tamaño, la espesura o el color se están empleando para diferenciar especies, incluso entre los caracoles fósiles que se han encontrado. No sabemos para qué los usan, pero desde luego seguro que no vuelves a usar de la misma manera la frase «cuando los caracoles tengan pelo».