Biología

Inicio Anatomía animal, Fisiología Animal Una visión general de las glándulas salivales

Una visión general de las glándulas salivales

Publicado por Ramón Contreras

Saliva es una excreción compuesta principalmente por agua que generan los animales en la boca con el fin de ayudar a la digestión de los alimentos. Puedes leer más sobre sus funciones en el artículo que le dedicamos aquí .

El ser humano presenta 3 pares de glándulas distribuidas en la mandíbula y tras el paladar que se encargan de generar y proveer de saliva a la boca y la faringe. Todas las glándulas salivares son de tipo acinar, es decir secretan al exterior del cuerpo: a nivel del acino se da la secreción primaria, cuya composición iónica es muy similar al suero sanguíneo, esta composición varía en el canal que desemboca en la boca. Puedes leer más sobre la variación iónica de su composición en este artículo aquí .

Localización de las glándulas salivales en humanos

Localización de las glándulas salivales en humanos

Cada glándula aporta saliva en diferentes regiones de la boca. Además cada par aporta una cantidad diferente y con una composición diferente. Las glándulas salivales parótidas aportan el 28% del total y su secreción es exclusivamente serosa. En el ser humano presenta algo más de 5 cm con un peso aproximado de 24 gramos, en el perro por ejemplo pesa unos 40 gr. Es la más grande de las glándulas salivales. Está rodeada de una gruesa capa de tejido conectivo, y atravesada por el nervio facial, la arteria carótida y la vena retromandibular. Se sitúan a ambos lados de la boca dentro de la cara, tras los pómulos.

Las glándulas submaxilares por su parte generan el 70% del total de la saliva. Su forma es irregular y presenta el tamaño aproximado de una nuez de 5 cm, su peso ronda los 15 gramos. Se sitúa en la parte trasera de la mandíbula dentro de una celda osteofibrosa. Secreta bajo la lengua. Su secreción es mixta, que está formada por acinos serosos y otros mucosos, que se separan por tejido conectivo. Forma una saliva musinosa acuosa y llega a la boca a través de los conductos submaxilares de Wharton, que tienen unos 5 cm de longitud, y desemboca cerca del frenillo de la lengua.

Finalmente, las glándulas sublinguales contribuyen con el 5% de la secreción. Son las más pequeñas de los pares glandulares, con unos 3 cm de tamaño tan solo, y como las anteriores se encuentra envuelta en tejido conectivo. Aunque su secreción es mixta predomina la fracción mucosa, puesto que contiene un alto porcentaje de mucopolisacáridos. Está localizada bajo la lengua en el mentón. Por su extremo posterior entra en contacto con la glándula submaxilar. Su secreción llega a la boca por el conducto de Rivinus o de Bartolini y además por cerca de una treintena de conductos accesorios que llevan a al conducto submandibular (el que lleva la saliva de la glándula submandibular hasta la boca) o a la eminencia sublingual.

Además de las glándulas que hemos nombrado existen multitud de glándulas salivales menores accesorias distribuidas por el paladar, la lengua, los labios y en el vestíbulo. Se caracterizan por no estar rodeadas de tejido conectivo. Su secreción es mixta serosa y mucosa y aportan alrededor del 7% de la saliva y están siempre secretando.

Categorías: Anatomía animal, Fisiología Animal