Biología

Inicio Virus Virus y paleontología, las cosas que el calentamiento global está dejando salir del hielo

Virus y paleontología, las cosas que el calentamiento global está dejando salir del hielo

Publicado por Ramón Contreras

El calentamiento global es un hecho irrefutable en el siglo XXI. Las consecuencias climáticas de este cambio global causado por el hombre son uno de los campos más estudiados de los últimos años. Cómo detener la tendencia de las temperaturas, como evitar seguir produciendo gases invernaderos y productos contaminantes son el motor científico detrás de muchas iniciativas tecnológicas que veremos desarrollarse durante este siglo. Sin embargo, otros aspectos del cambio climático empiezan a ser evidentes a medida que los vamos descubriendo.

En primer lugar tenemos las especies que están migrando, dejando de migrar o viendo sus poblaciones afectadas por nuevas condiciones ambientales a las que no se habían enfrentado. En este aspecto hay especies que se han visto beneficiadas por los cambios. El aumento de las temperaturas y el desplazamiento de sus hábitats ha hecho que muchos insectos se desplacen a nuevos lugares y estén empezando a colonizarlos, este podría ser el caso del mosquito tigre o de la avispa asiática. A estos desplazamientos no solo influye el transporte humano, que en parte tiene que ver, pero las condiciones climáticas adecuadas para que estos seres vivos se desplaces es cosa del cambio climático. Por otro lado, muchas especies de aves migradoras han dejado de viajar hacia el ecuador para pasar los inviernos. Las altas temperaturas de esta estación han permitido a estas especies no tener que arriesgar su vida en viajes interminables. Finalmente, muchas especies que no tienen la capacidad de moverse tanto como las anteriores ven como sus zonas habitables se ven reducidas debido a cambios en la humedad o en la temperatura. Todos estos cambios en las especies alterarán los ecosistemas de formas que muchas veces no podemos prever, no sabemos si se convertirán en plagas, qué enfermedades pueden acarrear o si alteraran irremediablemente los ecosistemas hasta que se conviertan en desiertos de baja diversidad biológica.

Por otra parte, el aumento de las temperaturas está disminuyendo las capas de hielo. Esto que para los paleontólogos es una gran oportunidad para encontrar restos tanto animales como humanos congelados en un estupendo estado de conservación está dejando que otras cosas salgan del frío. No son pocos los hallazgos recientes que empiezan a hablar de virus encontrados en el hielo. Ya hemos hablado de ello en Laguia2000 en este artículo. Un estudio reciente publicado en la revista Microbiome ha encontrado algo más de dos docenas de virus desconocidos en los hielos de 15.000 años del Tíbet. Estos “nuevos” virus para la ciencia son tan antiguos como los mamuts y podrían ser completamente desconocidos para nuestro sistema inmune y no sabemos cómo podrían afectarnos a nosotros, o a los animales y plantas que nos dan de comer.

Estudiar los restos que el deshielo deja puede darnos una idea mucho más precisa de cómo vivían nuestros antepasados, la fauna y la flora que los rodeaba y cómo se adaptaron a ella. Ahora también hay que pensar en estudiar los microorganismos con los que convivían y las enfermedades que los afectaron, puesto que puede ser que vuelvan a visitarnos desde la fría tumba del hielo en que han aguardado su regreso durante milenios.