Biología

Inicio Virus Nuevos tratamientos con anticuerpos para detener la COVID-19

Nuevos tratamientos con anticuerpos para detener la COVID-19

Publicado por Ramón Contreras

La carrera para encontrar nuevas formas de detener al coronavirus está dejando gran número de alternativas. Ya no solo medicamentos para atenuar los efectos y síntomas de la infección por SARS-CoV-2 sino también para atacar al virus en diferentes fases de la infección. A parte, las vacunas son la forma preventiva más poderosa que temernos hasta ahora contra los virus y las 4 o 5 vacunas que se están comercializando a nivel mundial, más las otras tantas vacunas que se emplean en lugares determinados, detienen una pandemia mundial que de otra manera hubiera matado a más de los 4 millones de personas que ya se ha llevado.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de medicamentos para acabar con la COVID-19 y vacunas diferentes. En esta ocasión tan solo trataremos una nueva alternativa que viene refrendada por la FDA de EE. UU. que permitirá el uso de este medicamento contra el COVID (y de otros dos tratamientos nuevos también basados en anticuerpos). El Sotrovimab, pues así se llama este nuevo medicamento, está basado en anticuerpos sintetizados en laboratorio que copian a anticuerpos encontrados durante las etapas tempranas de la enfermedad en pacientes que la han superado con éxito. Estos anticuerpos creados artificialmente han resultado ser muy eficientes deteniendo al virus. De hecho, se especula que la versión más refinada de este producto podría acabar incluso con las infecciones causadas por todos los coronavirus, más aún, parece ser muy eficiente contra todos los sarbecovirus, el grupo de virus que produce infección de las vías respiratorias en mamíferos. Si esto fuera verdad podríamos estar frente a la erradicación de numerosas enfermedades y no solo del SARS-CoV-2, sino de otros relacionados como el causante de la gripe o el causante de los refriados comunes. Este punto tiene que estudiarse todavía, pero tras 4 pandemias en los últimos 15 años causadas por coronavirus (aunque solo esta última ha sido mundial) encontrar un anticuerpo capaz de atacar a todos estos virus es francamente notable.

El anticuerpo concreto se ha denominado S309 y es solo uno de los cientos que se ha estudiado de muestras de sangre de personas que han pasado la enfermedad. Tras aislar los anticuerpos se les realiza una “fotografía” de rayos X y una cristalografía para entender su composición para poderlo replicar. Se ha visto que esta especie de superanticuerpo ataca la misma proteína vírica que todos los anticuerpos creados en la estrategia de las vacunas actuales. En el ensayo clínico este anticuerpo fue capaz de reducir en un 85% tanto las hospitaliaciones como las muertes de los hospitalizados. La FDA solo ha autorizado su uso para tratar casos leves a moderados de la enfermedad y nunca en menores de 12 años, embarazadas o lactantes, puesto que todavía no se conocen exactamente los posibles efectos secundarios que tendría. Por otro lado, estas medidas son las típicas ante un medicamento nuevo, que debe todavía pasar más ensayos controlados.

Este medicamento de tipo intravenoso es de una sola dosis de 30 minutos y creado por GSK (GlaxoSmithKline) se suma a una serie de nuevas alternativas para tratar a los pacientes que sufren una de las enfermedades que marcará al siglo XXI. Muchas más alternativas se desarrollarán seguramente en los próximos años, pero si gracias a esta inversión en investigación y desarrollo encontramos nuevas facetas que permitan acabar con otras enfermedades, como el uso de vacunas de ARN para otras enfermedades, o este mismo tratamiento con anticuerpos, al menos sacaremos algo de provecho de todo esto.

Categorías: Virus