Biología

Inicio Patología Qué son las enfermedades infecciosas

Qué son las enfermedades infecciosas

Publicado por Ramón Contreras

Las enfermedades infecciosas son aquellas que se pueden trasmitir entre la población. Por ejemplo, un cáncer o un traumatismo, como romperse una pierna, no pueden pasar de una persona a otra al estar en contacto, son enfermedades no infecciosas. Sin embargo, un constipado, o la COVID que recientemente nos ha afectado a todos, son enfermedades infecciosas puesto que el contacto estrecho con una persona enferma es lo que hará que cojamos la enfermedad. Algunas infecciones son muy infecciosas, esto quiere decir que el contacto aunque sea leve con alguien con la enfermedad ya es causa de transmisión. La COVID o la gripe son ejemplos de este tipo de infecciones en las que respirar el mismo aire que una persona enferma es un riesgo de contagio. Otras tienen una transmisión mucho más complicada o específica. Por ejemplo el SIDA necesita el intercambio de fluidos entre las dos personas, sin que estos entren en contacto con el aire, todas las enfermedades de transmisión sexual (ETS) necesitan el contacto íntimo, otras como las tenias necesitan que se coma alimentos o se beba agua contaminados.

Las enfermedades infecciosas están causadas por otros organismos que parasitan y en ocasiones llegan a matar a sus huéspedes. Las bacterias, los hongos, y los virus (aunque no sean estrictamente organismos vivos) son causantes de este tipo de enfermedades. Dentro de los eucariotas encontramos parásitos tanto unicelulares como pluricelulares e incluso con desarrollos evolutivos complejos que también causan enfermedades infecciosas. Cuando entran en el cuerpo estos organismos se empiezan a reproducir dentro del cuerpo. Las enfermedades en sí son el resultado de bien por el ataque del sistema inmune, que causa algunos de los síntomas más conocidos como fiebre o cansancio o bien el organismo invasor ataca y deteriora las estructuras del hospedador.

En ocasiones el propio cuerpo es capaz de detener la infección, mediante el sistema inmune, en estas infecciones leves el reposo y la hidratación. Mientras que otras necesitan intervención médica o clínica para superarse. En general un parásito bien adaptado no mata a todos los hospedadores. Su beneficio viene de que el hospedador enfermo sea capaz de transmitir la enfermedad y eso solo pasa cuando puede entrar en contacto con otros, por lo que matarlo a la larga impide que pueda transmitirse. Muchos seres infecciosos no llegan a producir síntomas graves pues se han adaptado a sus hospedadores de tal manera que son capaces de emplearlos sin llegar a afectarlos.

Las enfermedades infecciosas son las que tienen mayor profilaxis, pueden prevenirse. Una higiene correcta y frecuente puede ayudar a evitar el contagio de enfermedades que se transmiten por contacto. Muchos de los parásitos externos como piojos o garrapatas no son realmente enfermedades infecciosas puesto que no causan casi nunca grandes prejuicios, pero una higiene correcta también prevendrá su propagación.. El correcto almacenamiento, conservado y cocinado de los alimentos y bebidas pude hacer lo mismo. Finalmente, las vacunas son una de las mejores profilaxis ante las enfermedades infecciosas más dañinas de todas. De hecho, gracias a labores de mejora de higiene y saneamiento de zonas residenciales se han evitado millones de muerte al año a causa de enfermedades infecciosas.