Biología

Inicio Fisiología Animal Enfermedades del sistema nervioso

Enfermedades del sistema nervioso

Publicado por Ramón Contreras

Las enfermedades del sistema nervioso pueden ser, al igual que les pasa a todos los otros sistemas del organismo, de tipo infeccioso o no infeccioso. Las enfermedades del sistema nervioso son muy poco frecuentes, pero cuando ocurren no sale incólume. El tejido nervioso no tiene la capacidad de regenerarse. Otros tejidos como el hepático o el óseo tienen la capacidad de regenerarse y sus células vuelven a dividirse y a realizar su función. En el tejido muscular las células musculares no se regeneran, pero puede al menos cicatrizar y seguir funcionando y con ejercicio y esfuerzo recuperar el volumen muscular a base de hacer crecer las fibras musculares que han sobrevivido y se han vuelto a pegar. Las células del sistema nervioso, las neuronas, no se regeneran, una vez formadas todas las neuronas del cuerpo ya solo nos queda perderlas. A su función les ayudan otras células del sistema nervioso, la glía, pero éstas no pueden transmitir el impulso nervioso.

Las enfermedades infecciosas exclusivas del sistema nervioso hay que admitir que son raras. Al ser uno de los sistemas más internos del cuerpo y con mayor protección, es difícil que lleguen organismos externos a invadir el tejido. Sin embargo, en ocasiones y cuando una infección se extiende mucho puede afectar al sistema nervioso. La COVID, y en realidad cualquier infección vírica, afecta al sistema nervioso. Es frecuente oír que afectados han perdido el sentido del olfato. Esto es debido a que el virus ha atacado la cadena de suministros de las neuronas y éstas han acabado muriendo. En ocasiones el olfato se recupera, si las neuronas han podido sobrevivir, pero si la infección se extiende a lo largo de un periodo de tiempo prolongado, las neuronas mueren y el olfato se pierde de forma irremediable.

Las otras enfermedades que afectan al sistema nervioso son las no infecciosas. Durante el cambio de siglo estuvo mucho en boca de todos las enfermedades traumáticas del sistema nervioso. Los accidentes de coche y moto dejaban graves lesiones nerviosas. Los tetrapléjicos y parapléjicos tienen seccionada médula espinal a nivel del cuello y más abajo de los brazos respectivamente. Los traumatismos craneoencefálicos (como su propio nombre indica) son golpes que te das en la cabeza y que afectan al encéfalo, cerebro, cerebelo y tronco encefálico. Todas ellas se relacionan con pérdida de movilidad, de memoria y de funciones superiores.

A parte de estas enfermedades tenemos las cerebrovasculares. De forma similar a las cardiovasculares, estas enfermedades se producen por problemas relacionados con el riego sanguíneo al cerebro, ya sea porque deja de llegar sangre o bien porque se rompe un vaso sanguíneo y la sangre se extravasa, empapando el tejido. El ictus o derrame cerebral sería la más frecuente.

Finalmente, tenemos las enfermedades propias del sistema nervioso, aquellas que afectan a sus tipos celulares, y se denominan neurodegenerativas o desmielinizantes. Las neurodegenerativas afectarán a las neuronas, las cuales perderán su función progresivamente. Mientras que las desmielinizantes afectarán a las vainas de mielina de la glía que protege a las neuronas y hacen más rápido el impulso nervioso. Estas enfermedades son progresivas y causarán fallos motores si pasan en los nervios del sistema periférico y fallos de comprensión del entorno si pasan en el sistema nervioso central.

Categorías: Fisiología Animal