Biología

Inicio Bacteriología, Microbiología Bacterias helicoidales, las bacterias que hacen espirales

Bacterias helicoidales, las bacterias que hacen espirales

Publicado por Ramón Contreras

Cuando hablamos de bacterias uno suele imaginarse el clásico bacilo de Koch con el que se describió por primera vez a estos seres unicelulares. Desde entonces han sido descubiertas otras morfologías típicas de las bacterias que sirven para clasificar los taxones en base a su forma. EL bacilo alargado y el coco más similar a una esfera, así como las fusiones de varios de ellos como los diplococos son las morfologías más conocidas. A ellas hay que sumar la forma de hélice o de muelle estirado, la morfología helicoidal. Todos los tipos de bacterias se pueden reconocer fácilmente al microscopio, aunque a veces los bacilos tienen una forma arriñonada ligeramente o bien el número de vueltas de las helicoidales no es el mismo para todas las especies. El miembro con menos vueltas de todos tal vez sea el que tiene simplemente una ligera curva, el género vibrio,(durante mucho tiempo se barajó la idea de que eran bacilos o cocos que contenían una ligera curva durante todo su ciclo como otras especies en las que la curva es solo temporal), del que también hemos hablado aquí y que contiene especies parásitas y que causan enfermedades tanto humanas como animales.

Evolutivamente todas las bacterias helicoidales pertenecen al mismo grupo, las proteobacterias epsilon (una clase filogenética que ha sido corregida en 2006 para incluir a todas las bacterias helicoidales). Esta clase no contiene un gran número de géneros, aunque varios de ellos son bien conocidos, como Helicobacter o Campylobacter. Estas bacterias a parte de compartir el rasgo morfológico son todas GRAM negativas y están relacionadas con frecuencia con vidas simbiontes o parásitas dentro del tracto digestivo de animales. Otras formas de vida comunes entre las bacterias epsilon se relaciona con fuentes de aguas termales,tanto de agua dulce como salada en las profundidades del mar. Tanto en un sitio como en otro se encuentran en ambientes con bajas cantidades de oxígeno, por lo que se considera muchas veces que son todas microaeróbios. Además, muchas de ellas cuentan con variaciones del ciclo de Krebs que les permiten reducir azufre como fuente de energía. Evolutivamente se encuentran próximas a las proteobacterias delta, que viven en zonas también con poco o nada oxígeno y que también cuentan con rutas para reducir compuestos de azufre.

Las epsilon proteobacterias pueden clasificarse por su morfología. Dentro de las bacterias que forman espirales podemos encontrar las que son rígidas y con pocas vueltas, que denominamos espirilos, estas bacterias suelen ser de cuerpo más robusto y se mueven por flagelos. Las que tienen más vueltas y tienen cuerpos más delgados y alargados, estas últimas las denominamos espiroquetas. También se desplazaran gracias al movimiento de sus flagelos, solo que en este caso suelen estar más asociados con la membrana, tanto que a veces están embebidos dentro de ella, la envoltura celular. Dentro de las espiroquetas encontramos algunos parásitos humanos como el género Treponema, del que ya hemos hablado, el género Borrelia o el Leptospira. Todas ellas se incluían de forma tradicional en su propio Filo: Spirochaetes, para diferenciarlas apropiadamente de otros grupos de bacterias. Sin embargo, los estudios filogéticos demostraron su cercanía con los espirilos y que había que clasificarlos juntos.

Categorías: Bacteriología, Microbiología