Biología

Inicio Genética Qué es un heterocigoto o heterocigota

Qué es un heterocigoto o heterocigota

Publicado por Ramón Contreras

Se dice que un organismo es heterocigoto para un gen cuando sus dos copias no tienen la misma eficacia biológica o presentan variaciones fenotípicas. Los seres vivos, concretamente los eucariotas pluricelulares han desarrollado con éxito la reproducción sexual. La ventaja fundamental de este tipo de reproducción es la capacidad de la especie de generar individuos genéticamente diferentes. Gracias a ello el proceso de evolución aumenta de velocidad y la capacidad de adaptación a diferentes condiciones no se pierde tan rápidamente al llegar a un ecosistema estable.

La mayoría de organismos superiores tienen una dotación genética que funciona por pares. Se guarda un par de copias genéticas de cada gen en el núcleo de la célula. Esta redundancia que podría parecer una pérdida de energía es en realidad lo que ha permitido la variabilidad genética que conocemos. La mayoría de genes cuentan con diferentes versiones, que han ido mutando a lo largo del tiempo, estas mutaciones muchas veces no generan ninguna diferencia en la función de ambas copias del gen.

Cuando las dos copias de un gen funcionan igual se puede decir que ese gen se encuentra en homocigosis. Lee más sobre los homocigotos en su artículo aquí (próximamente). En ocasiones, lo más normal, es que las copias no sean exactamente iguales. En estas circunstancias se dice que un organismo es heterocigoto para ese gen.

Cuando un gen es heterocigoto pueden pasar diferentes cosas, dependiendo de la actividad del gen. Por ejemplo, en las semillas de guisante, estudiadas por Mendel, se pueden dar dos colores, verde y amarillo. Ambos colores se deben a la función de una misma proteína. En los guisantes un enzima es capaz de convertir un sustrato en un pigmento que dará el color. En estas circunstancias las plantas heterocigotas poseen una copia del gen que producirá el enzima funcional para el color amarillo y una copia del enzima para el color verde. Sin embargo, la actividad del enzima que dará lugar al color amarillo es dominante sobre el verde. De esta manera las plantas heterocigotas se comportan como las homocigotas para el color amarillo. Se dice que es un alelo (una variante del gen) dominante, puesto que con solo una copia es suficiente para dar el fenotipo amarillo de los guisantes.

Por otra parte, otros genes presentan alelos no dominantes, sino que los individuos heterocigotos presentan unas características a medio camino entre ambos caracteres. Este fenómeno se denomina dominancia incompleta. En los guisantes de Mendel ocurre en las flores. Las flores pueden ser de color rojo, rosa o blanco. Las flores blancas son el resultado de un enzima defectuoso que no es capaz de generar pigmentos. Cuando la planta es capaz de generar el pigmento rojo con ambas copias del gen las flores son rojas, pero cuando tan solo una copia es funcional (la planta es heterocigota para este gen) el color de las flores es intermedio entre el rojo y el blanco.
En ocasiones la versión dominante de un gen puede ser deletérea para el individuo y en ese caso la heterocigosis puede ser ventajosa. Esto ocurre en la anemia falciforme y la resistencia a la malaria. Lee más sobre este curioso caso genético en su artículo aquí.

Categorías: Genética