Biología

Inicio Fisiología Animal Funciones de las células de glía, gliales o neuroglía

Funciones de las células de glía, gliales o neuroglía

Publicado por Ramón Contreras

Las células de glia, gliales o neurogliales son unas células de tipo acompañantes que se encuentran en el sistema nervioso conectadas a las neuronas. Si bien es cierto que cuando hablamos del sistema nervioso tendemos a pensar en él como el conjunto de las neuronas que recorren el cuerpo de los animales mandando impulsos nerviosos y recibiendo estímulos, la verdad es que el sistema es mucho más complejo. El sistema nervioso está compuesto por diversos tipos celulares, de diferentes orígenes embrionarios, de entre los cuales las neuronas no son ni el más abundante ni el único indispensable para llevar a cabo la función nerviosa. Las células glia son las responsables de la síntesis de la envoltura de mielina con la que se recubren las neuronas y que permite que la señal eléctrica se propague tan deprisa a través de los axones neuronales.

Las células de la neuroglía, como se denominan a veces, tienen como función principal mantener a las neuronas, tanto a nivel metabólico como a nivel estructural. De hecho, las neuroglias son entre 5 y 10 veces más numerosas que sus neuronas, que se llevan siempre la fama. De forma semejante a estas tienen formas estrelladas o fusiformes, pero lo que las diferencia es que las gliales no forman interconexiones que transmitan el impulso nervioso. Otra gran diferencia es que las glía pueden dividirse y regenerar parte del sistema nervioso incluyo volviendo a extender las prolongaciones de las neuronas dañadas. Por el contrario las neuronas, más especializadas, han perdido la capacidad de dividirse y el daño celular puede ser fatal si la intervención de las células gliales.

Durante el desarrollo del sistema nervioso son las células glia las encargadas de guiar el crecimiento o la migración de las neuronas para formar los nervios y dar su morfología a cada tipo de neurona mediante factores de crecimiento, oxígeno y nutrientes en general. Una vez formado el sistema nervioso, la neuroglía se encargará de la nutrición directa de las neuronas, puesto que estas no estarán en contacto directo con el sistema circulatorio. Todo el alimento de las neuronas viene a través de la neuroglía. Además proveerá protección de las neuronas tanto a nivel mecánico como ante posibles ataques biológicos, formando la barrera hematoencefálica y las vainas de mielina. En este aspecto influyen varios tipos de células gliales que pueden desplazarse por el sistema nervioso reconociendo zonas dañadas o con pocos nutrientes.

Trabajos más recientes han dado un papel más activo en la transmisión del impulso nervioso. Como son las grandes moderadoras del espacio interneuronal, las células gliales intervienen en la recaptación y la modulación de los neurotransmisores que las neuronas usan para enviarse el impulso nervioso unas a otras. Se ha observado que ellas también excretan sus propios neurotransmisores y otros factores que ayudarán a que la señal sea transmitida entre las dos neuronas con mayor rapidez.

Existe una decena de tipos celulares que se conocen como células glia. Cada una de ellas cumple un papel concreto ya sea en el sistema nervioso central o en periférico. De ellas hablaremos en sus artículos aquí (próximamente). Hemos dedicado varios artículos al sistema nervioso, aquí y aquí, así como a las neuronas y sus tipos según su polaridad o su morfología, que puedes consultar para ampliar tus conocimientos sobre este tema tan complejo e interesante.

Categorías: Fisiología Animal