Biología

Pulgar oponible

Publicado por Ramón Contreras

Durante la evolución del ser humano existen varios avances que se toman como puntos de inflexión en el desarrollo del ser humano actual. Estos hitos evolutivos han permitido el avance del ser humano como especie. Normalmente se habla de 3 o 4 cambios importantes en su estructura que son, en orden histórico de aparición:

Adopción de la postura bípeda de forma constante, otros animales pueden ponerse a dos patas de forma eventual; colocación del pulgar completamente oponible, desarrollo del aparato fonador, lo que permitió el lenguaje y en último lugar y de forma paralela a todos estos avances que parecen poco relacionados entre sí, aumento de la capacidad craneal. Del bipedismo puedes leer más aquí y del desarrollo del aparato fonador aquí y del desarrollo craneal y cognitivo aquí .

Enhebrar una aguja es una de las habilidades que adquiere el ser humano con sus pulgares oponibles.

Enhebrar una aguja es una de las habilidades que adquiere el ser humano con sus pulgares oponibles.

El ser humano no es el único animal que presenta un pulgar oponible. De hecho, es una característica taxonómica de los simios y monos, aunque los koalas y los opósum también lo presentan. El falso pulgar del oso panda no tiene ni de lejos todas las ventajas de un pulgar oponible completamente desarrollado, puesto que todavía está perfeccionándose con la evolución. La adopción de la postura bípeda le supuso al ser humano desprenderse de algunas ventajas que tenía su antecesor, como el pulgar oponible en las extremidades posteriores, los pies. Esta pérdida llevó a la necesidad de aumentar la precisión de las manos prensiles anteriores. A lo que por otra parte, muy afortunada, contribuyó el mismo bipedismo, puesto que como ya no se necesitaban las manos para caminar eso les dejaba mucho tiempo para perfeccionarse.

El pulgar oponible del ser humano es el único que es completamente oponible. Aumentando considerablemente la precisión con la que puede manipular objetos respecto a otros primates. Permitiendo al hombre no solo apoyarlo en la palma sino también en la punta de otros dedos (aumentando la precisión) e incluso en la anverso de los dedos.

No hay que pensar que cada uno de estos hitos evolutivos apareció de la noche a la mañana, todo lo contrario. Un evento evolutivo empieza y se va desarrollando y en algún momento aparece otro evento y se desarrolla los dos.

El bipedismo completo empezó con el Australopithecus hace 4 millones de años, el género antecesor del género Homo no está claro si era algo más que un mono que caminaba a dos patas. Mucho después apareció el Homo habilis (hace 1,5 millones de años) que si bien ya era bípedo completo, seguía teniendo dedos curvos en el pie, lo que indica que seguía trepando árboles.

Los pulgares oponibles, si bien ya estaban presentes en los primates hace referencia a la enorme habilidad del género Homo para la manufactura. Los Australopithecus ya manejaban rústicas herramientas, como otros primates actuales, parece ser que usaban palos y piedras que encontraban con la forma apropiada. Con el tiempo los huesos de la muñeca siguieron modificándose, el Homo habilis golpeaba piedras para moldear sus herramientas. Pero no fue hasta el Homo erectus (hace 1 millón de años), completamente bípedo, que las manos parecieron alcanzar la pericia para crear herramientas avanzadas, ropa y construcciones.

Categorías: Anatomía humana, Evolución

Un comentario para “Pulgar oponible”