Biología

Inicio Etología Los círculos misteriosos y los peces globo

Los círculos misteriosos y los peces globo

Publicado por Ramón Contreras

Algunos animales son capaces de alterar el medio que los rodea con el fin de realizar alguna actividad. El ser humano es el que posee una capacidad de modelación del entorno mayor. Otros ejemplos podrían ser los castores, construyendo sus enormes presas en los ríos o los gorilas que hacen camas de hojas para dormir y usan herramientas sencillas para conseguir comida. Cuanto más conoce el ser humano del planeta en el que vive, más descubre, asombrado, de lo que son capaces de hacer otros animales.

En 1995 buceadores del mar de Japón, cerca de las islas de Amami-Oshima, hallaron unos misteriosos círculos de arena a 30 metros de profundidad, de alrededor de 2 metros de diámetro. Los círculos estaban formados por extrañas ondulaciones y formas geométricas regulares e irregulares. El enigma de su procedencia se mantuvo hasta que en 2013 un grupo de investigadores nipones consiguió demostrar que eran unos pequeños peces los que hacían esos motivos en la arena, que después desaparecían con el tiempo.

Fotos de  Y. Okata , para el artículo de Nature, sobre la evolución de un circulo misterioso a lo largo de 12 días.

Fotos de Y. Okata , para el artículo de Nature, sobre la evolución de un circulo misterioso a lo largo de 12 días.

Este hallazgo fue publicado en una de las revistas de mayor impacto en el mundo científico, Nature, con el nombre: “Role of Huge Geometric Circular Structures in the Reproduction of a Marine Pufferfish” de Hiroshi Kawase et al. (Papel de gigantescas estructuras geométricas cisculares en la reproducción de un pez globo marino). La primera prueba para su publicación la obtuvieron en 2011 cuando se fotografió a un pez globo realizando estos dibujos.

Como bien revela el título del artículo, estos círculos son importantes para la reproducción de un pez globo, concretamente, Torquigener sp., Tetraodontidae. Parte del interés del artículo se centra en arrojar luz sobre el origen de estos círculos y sobre su función. Los machos de este pequeño pez globo, de nos 12 cm de tamaño, realizan estos círculos en el fondo marino para atraer a las hembras. Éstas atraídas por la alguna característica desconocida del círculo depositarán sus huevos en el centro del círculo, donde el macho podrá fecundarlos. Después ambos progenitores se encargarán de cuidar los huevos hasta su eclosión.

Los machos de esta especie nunca reutilizan un círculo. Los machos tardan 2 o 3 días en hacer un círculo misterioso y en tan solo una semana las corrientes submarinas lo han desdibujado. Al parecer no lo reutilizan porque para hacer los dibujos requieren arena fina que tras crear estas formas es la primera en irse con las corrientes. Además los machos no solo realizan las figuras sino que también añaden fragmentos de concha para decorarlo y hacerlo más atrayente.

La razón por la que las hembras eligen un círculo u otro es desconocida. No se sabe cuál es la relación entre la perfección de las ondulaciones o los trozos de concha y la elección de un macho apropiado para la reproducción. Sin embargo, en el artículo hay un profundo estudio de las diferentes áreas en las que los peces globo dividen sus círculos de cortejo. De hecho un estudio de dinámica de fluidos sobre el círculo revela que las figuras de arena tienen una dinámica tal que la arena no se deposita en los valles, sino que es arrastrada por las corrientes, haciendo que el círculo dure mucho más de lo normal.

En este video puede ver como un pez globo realiza algunos trazados de un circulo misterioso, aquí.

Categorías: Etología