Biología

Inicio Conservación, Ecología Reserva de la Biosfera

Reserva de la Biosfera

Publicado por Ramón Contreras

En la actualidad la necesidad de proteger el medio ambiente parece bastante clara. Existen varias organizaciones a nivel mundial y desde distintos países que apoyan esta idea. Por ejemplo la UICN tiene varias figuras legales a nivel internacional para la protección de ecosistemas, puedes leer más sobre los Parques Nacionales aquí.

Menorca, una isla española en el mediterráneo con cerca de 100.000 habitantes fued eclarada Reserva de la biosfera.

Menorca, una isla española en el mediterráneo con cerca de 100.000 habitantes fued eclarada Reserva de la biosfera.

Dentro del programa de conciliación del ser humano y la naturaleza (Programa sobre el Hombre y la Biosfera, en inglés abreviado MaB, creado en 1971) de la UNESCO existen diversos tipos de títulos que pueden recibir determinadas regiones por su biodiversidad e importancia de conservación. Aun así no se encuentran amparadas bajo ninguna ley ni tratado internacional, a diferencia de las figuras de conservación de la UICN.

Las Reservas de la Biosfera pueden ser zonas tanto terrestres, marinas o costeras o una combinación de terrestre y marino. Dentro de los objetivos fundamentales que llevan a incluir a un área dentro de las Reservas de la Biosfera encontramos el interés en el desarrollo humano de dicha zona, respetando al máximo posible la naturaleza que lo rodea e intentando aparejar progreso y conservación.

Las reservas de la Biosfera son zonas que tienen características únicas que convierten al lugar en un sitio de interés científico. En las bases para acceder a la clasificación de Reserva de la Biosfera encontramos que una zona debe “contener un mosaico importante de ecosistemas representativo de la región biogeográfica y comprender una serie progresiva de intervenciones humanas” además de “tener importancia para la conservación de la biodiversidad”. A diferencia de los parques nacionales en las Reservas de la Biosfera se intenta, no solo conservar y estudiar el ecosistema propio de la región, sino también y de forma más acentuada que en los Parques Nacionales impulsar la economía y el desarrollo sostenible de la actividad humana. Entre las formas más comunes de actividad humana para estas zonas se encuentran la agricultura y ganadería tradicional, así como la cinegética y el un turismo responsable. Por esto otro de los requisitos para ser Reserva de la Biosfera es “ofrecer la posibilidad para ensayar y demostrar métodos de desarrollo sostenible a escala regional”.

Así mismo la UNESCO propone que las reservas de la Biosfera se distribuyan en zonas. La más interior de ellas debería ser exclusivamente para la conservación de la diversidad de flora y fauna. Después, rodeándola, una zona tampón, con una actividad humana muy limitada que permita la conservación. Finalmente, en el anillo más exterior de todos es donde debería desarrollarse la mayor parte de la actividad humana de forma sostenible, como campos o bosques de ordenación forestal.

Hasta 2011 y desde que se inició el programa se han creado 564 Reservas de la Biosfera en más de 100 países alrededor del mundo. Los países que cuentan con mayor número de Reservas de la Biosfera son EE.UU., Méjico, Rusia y España, contando con más de 35 Reservas cada uno de ellos. Los siguen Canadá, Alemania, R. Checa y China con un número entre 20 y 34 Reservas de la Biosfera dentro de sus fronteras. A pesar del número de reservas de cada país, no todas están igual de protegidas, ni se desarrolla el mismo nivel de actividad humana en ellas.

Categorías: Conservación, Ecología