Biología

Inicio Agro-ecología, Biogeografía, Conservación, Ecología Como afectará el cambio climático a la biosfera: especies silvestres, especies de interés humano y al propio ser humano

Como afectará el cambio climático a la biosfera: especies silvestres, especies de interés humano y al propio ser humano

Publicado por Ramón Contreras

El cambio climático es el estado dinámico en el que se ven alterados los factores que componen el ecosistema de la Tierra. Estos cambios producirán que se alteren la temperatura, la pluviosidad o la acidez del mar. El cambio climático llevará a estas variables desde los rangos en los que se encontraban a un nuevo equilibrio estable. El cambio climático es un problema para el ser humano. El hombre se ha adaptado a vivir en una gran variedad de condiciones. Sin embargo, aunque haya gente que viva en el desierto, eso no quiere decir que toda la humanidad esté preparada para vivir en el desierto.

El cambio climático que está teniendo lugar desde finales del siglo XX se caracteriza por un aumento de las temperaturas en general y mayor duración de la estación seca veraniega, así como una mayor duración de las olas de calor y olas repentinas de frío o de lluvias torrenciales. Pero además, también tiene lugar la subida del nivel del mar, el aumento de la desertización o la falta de lluvias regulares, el cambio de la concentración atmosférica de gases o cambios de dirección en las corrientes de aire y de agua.

Todos estos cambios afectarán a las especies de todo el mundo. Los seres vivos por lo general se han adaptado a vivir en unas condiciones concretas de temperatura, disponibilidad hídrica, concentración de gases disueltos en el agua (para los seres marinos), etc. Si cambian las condiciones climáticas es muy posible que muchos animales no puedan adaptarse a estos cambios, pero su capcidad de movimiento puede hacer que tal vez migren siguiendo las condiciones óptimas para su desarrollo. Por otro lado, todos los seres vivos sésiles, no solo los vegetales, no van a poder llevar a cabo estas migraciones y grandes poblaciones desaparecerán. Aunque las semillas podrán alcanzar nuevas zonas óptimas, los grandes bosques tardan cientos de años en formarse, por lo que la desertiación ocurriría igual.

De aquellos animales que migren los insectos y los pequeños seres voladores tendrán más posibilidades. Como ejemplo, el elefante africano no tendrá posibilidades de cruzar a España en busca de sus condiciones óptimas, mientras que los mosquitos anofeles podrán pasar desapercibidos en los barcos y aviones que realicen esas rutas.

Un cambio así afectará al ser humano a múltiples niveles. En primer lugar, nos enfrentaremos a nuevas especies invasoras, que llegan a nuestra región en busca de las condiciones que han perdido en las suyas naturales. Pero además, las especies agrícolas adaptadas a crecer en cada país podrían sufrir grandes cambios durante los siguientes años. Imaginemos por un momento como sería Méjico si los tomates, el maíz o los chiles ya no tuvieran las condiciones de desarrollo óptimas. El problema derivado de la bajada de producción de maíz podría ser salvado durante un tiempo comprando maíz a otras regiones, pero el cambio en la agricultura sería tremendo. Además, a esta problemática con la agricultura habría que añadir las nuevas especies invasoras desconocidas por los agricultores.

En definitiva, el cambio climático afecta a toda la biosfera. Miles de especies verán cambiadas sus regiones habituales para vivir y migrarán en busca de otras. La agricultura se verá puesta en apuros por el cambio climatológico y por las nuevas especies invasoras. Finalmente, el ser humano se verá teniendo cosechas cada vez peores si no cambia lo que siembra, así como tendrá que hacer frente a las oleadas de migración humana que se van de las zonas donde las condiciones ambientales ya no permiten tener una densidad poblacional tan alta.

Categorías: Agro-ecología, Biogeografía, Conservación, Ecología