Biología

Inicio Biogeografía, Ecología Los 5 factores que afectan a la salinidad de mares y océanos

Los 5 factores que afectan a la salinidad de mares y océanos

Publicado por Ramón Contreras

La mayoría del agua del planeta tierra es salada. La cantidad de sal entre una masa de agua y otra es variable y los animales nos hemos adaptado a vivir en unas concentraciones de agua concretas. Ya hemos hablado de la concentración de sal de los mares y océanos aquí. En cualquier caso, los seres vivos toleramos unos rangos de salinidad muy específicos para cada especie o grupo de seres vivos. Las bacterias serán los seres con mayor capacidad para adaptarse a la salinidad, como en todos los factores abióticos. Por eso encontraremos por ejemplo bacterias que viven en el mar muerto donde la concentración de sal es especialmente alta. De hecho, son de los pocos animales que pueden vivir allí. Pero, ¿porqué el Mar Muerto es tan salado o el Mar Báltico es especialmente poco salado?

Hoy vamos a ver los 5 factores que influyen en la cantidad de sal que tiene un mar u océano. Una pista, no tiene que ver con la concentración de sal, sino con los flujos del ciclo del agua concreto para cada uno.

Evidentemente las entradas de agua dulce hacia el mar serán una de las principales fuentes de cambios en la salinidad. Al menos a nivel local, en la costa, la salinidad se puede ver afectada por las estaciones lluviosas y la entrada masiva de agua desde la tierra. De forma similar en los polos, donde el agua de los casquetes polares se funde durante las estaciones cálidas el agua salada se diluye con el agua dulce que se va derritiendo. De esta forma durante los meses lluviosos las zonas de costa se dulcifican y durante los meses calurosos se dulcifican los mares polares.

Otro de los factores principales es la evaporación. Los océanos son grandes masas de agua que está expuesta al sol. Durante todo el año, y en especial durante los meses cálidos este agua se evapora tanto que puede cambiar los niveles de salinidad de la superficie del océano.

De forma relacionada con la anterior, las zonas del globo, las latitudes, en las que las temperaturas anuales sean más altas tendrán mayor salinidad, causada por mayor evaporación durante todo el año. En este caso serán las zonas tropicales, donde los rayos de sol pegan de forma más perpendicular donde la salinidad será más elevada, incluso en una masa de agua continua como los océanos.

Siguiendo con causas relacionadas con la temperatura, las aguas profundas pueden ser varios grados más frías que las superficiales, por efecto de la energía solar que no llega. Pero a parte de la evaporación el agua, y todos los líquidos a menor temperatura es capaz de solubilizar menos cantidad de solutos (por eso calentamos la leche para poder mezclarla más fácilmente con el chocolate).

Finalmente en quinto puesto pero no por ello baladí, el factor que menos influye en la salinidad, pero que evita grandes caminos de concentración entre las zonas profundas y las superficiales y las diferentes latitudes son los flujos o corrientes de agua. El oleaje y las corrientes contribuyen a mezclar las aguas frias y calientes y a homogeneizar la temperatura y la salinidad.

Estos son los 5 factores que intervienen en la salinidad del agua de los océanos y mares. Puedes leer más sobre las cambios de temperatura en las columnas de agua, lo que llamamos en ecología la termoclina, aquí .