Biología

Inicio Botánica Cerezas y cerezos

Cerezas y cerezos

Publicado por Ramón Contreras

EL cerezo es uno de los arboles que florecen en primavera cuyos campos han sido inmortalizados millones de veces por su belleza. Los tonos blancos y rosas de las flores del cerezo, como las del almendro, hacen que cuando están en flor los campos tengan un manto de pétalos blancos y rosas. En Japón es una de las flores más apreciadas y con gran repercusión en su cultura.

Detalle de flores de cerezo abiertas.

Detalle de flores de cerezo abiertas.

Filogenia e historia evolutiva: El cerezo común, ácido o guindo recibe el nombre binomial Prunus cerasus, aunque la especie P. avium (el cerezo dulce), también se consume. Pertenecen a la Familia Rosaceae, las rosáceas, de las que puedes leer más en su artículo aquí. A su vez se clasifican dentro del orden taxonómico Rosales, perteneciente a la Clase Magnoliopsida. Finalmente pertenecen a la división Magnoliophyta del Reina Plantae. Dentro del prolífico género Prunus el guindo se encuentra en el subgénero Cerasus, que incluye unas 30 especies que se conocen genéricamente como cerezos. Como de todos los árboles frutales existen diversas variedades, la más común es Morello aunque Kentish Red es muy común en EE.UU. También podemos encontrar Amarelles, Griottes o Flemish.

Descripción: El cerezo tiene las hojas y las flores características las rosáceas. El árbol crece entre 4 y 10 metros con un tronco recto de corteza grisácea. El árbol es frondoso y las flores crecen con un pequeño pedúnculo sobre el tronco. Los frutos, que nacen por pares desarrollan cada uno un pedúnculo. El fruto es tipo drupa de color rojo o negro, con forma globosa o acorazonada de piel brillante. Tiene una carne dulce con un solo hueso casi esférico y liso en su interior.

Distribución y hábitat: el origen del cerezo parece localizarse en Asia menor desde donde fue extendido por griegos, romanos e ingleses. En la actualidad se encuentran cerezos de diversas variedades repartidas en ambos hemisferios, en zonas de clima frío. El cerezo necesita más de 600 horas de frío para romper la dormición de la semilla y germinar. El árbol prefiere suelos profundos, mínimo 1 metro de profundidad, para enraizar, con buen drenaje, francos o franco-arcillosos y climas con bastante pluviometría. Dependiendo de la variedad puede necesitar desde 300 mm para las variedades de secano, hasta 750 mm para las variedades de mayor calibre y sensibles a las variaciones hídricas.

Interacción con el ser humano: Las cerezas son una de las frutas de la temporada de primavera. El género Prunus comprende muchas especies de árboles frutales explotados por el hombre, como el albaricoquero , el melocotonero, el ciruelo o el almendro, entre otros. Los principales exportadores de cerezas a nivel mundial son, en orden de importancia EE.UU. (que ocupó el 29% del mercado internacional), Chile, Turquía, Hong Kong y España, entre todos exportaron 264 mil toneladas del fruto, siendo Asia el principal consumidor de las cerezas de Estados Unidos y Chile. Mientras que el mercado europeo se divide entre Turquía y España. En España existe la variedad con denominación geográfica protegida conocidas como las picotas, un tipo especial de cerezas propias del Jerte, de las que puedes leer más aquí.

Categorías: Botánica