Biología

Inicio Bioquímica La tortuosa historia de la insulina

La tortuosa historia de la insulina

Publicado por Ramón Contreras

La insulina es uno de los medicamentos modernos que revolucionaron la vida del ser humano durante finales del siglo XIX. Se cree que alrededor del 8% de la población mundial sufrirá diabetes, la enfermedad causada por la ausencia de insulina en sangre, si bien no desde el nacimiento en algún punto de su vida. La insulina es un compuesto químico que sintetizan unas células muy concretas del páncreas, las células de los islotes de Langerhans. Estas células que como su nombre indica forman unos islotes separados dentro de la masa celular del páncreas sintetizan dos hormonas esenciales para la correcta absorción de nutrientes, concretamente los hidratos de carbono. Tanto la insulina como el glucagón regulan la cantidad de glucosa que hay en sangre, una la disminuye cuando hay mucha, como justo después de comer, y la otra la aumenta cuando la glucosa está muy baja, como tras un ayuno prolongado.

El uso de la insulina llegó a prolongar la vida de los pacientes más de 30 años para los casos infantiles y casi una década para los casos en los que la diabetes se diagnosticaba pasados los 50. Se compara el vuelco que provocó en la calidad de vida de los enfermos al uso de antibióticos. La historia de como se consiguió aislar la insulina fue en algún momento tortuosa y no exenta de polémica. Aunque acabará con la entrega del Premio Nobel de Fisiología y Medicina a algunos de sus descubridores (Frederick G. Banting y John J. R. Macleod, alumno y profesor) en 1923. Al enterarse, hasta otros cinco investigadores involucrados en el descubrimiento pidieron parte del reconocimiento. Puesto que lo que lograron los dos premiados fue gracias a una larga lista de éxitos producidos por los otros investigadores antes que ellos.

La historia comienza un par de años antes (1921) con un joven cirujano ortopédico y científico llamado Banting pidiendo permiso a su jefe, Macleod, en la Universidad de Toronto (en aquellos momentos universidad puntera mundialmente a nivel técnico y de infraestructura) para hacer unas prácticas de verano junto con un becario (C. H. Best). Ambos siguiendo la estela de unos artículos científicos muy novedosos consiguieron aislar la insulina de extractos pancreáticos de perros. Macleod contrató al bioquímico J. B. Collip, quien lo perfeccionó y creó un extracto de vacas, cerdos y ovejas más puro. El galardón de 1923 fue para Banting y Macleod,que se pelearon por la autoría y Bating dio parte de su crédito a su becario Best, mientras que Macleod se lo dio a Collip por su contribución en la purificación.

Pero la lista de los que intervienen en esta historia es mucho más larga. Las reclamaciones de otros investigadores venían a argumentar que sin sus trabajos anteriores Macleod y Bating no hubieran podido hacer nada. Estos estudios novedosos que siguieron los de la Universidad de Toronto empezaban en 1869 cuando el alemán Paul Langerhans describió histológicamente grupos celulares diferenciados en el páncreas, las islas de Langerhans. Poco después (1889) Joseph Von Mering y Oskar Minkovsky observron que retirarle el páncreas a un perro inducía una grave diabetes. Jean de Meyer en (1909) relaciona ambos descubrimientos y denomina insulina (pro venir de una isla) a la sustancia que produce el aumento de glucosa en sangre, la diabetes. En breve tiempo Nicolae Paulescu obtuvo un suero de páncreas muy potente capaz de acabar con toda la glucosa sanguínea. de manera independiente Georg L. Zuelzer que en 1907 relacionó la glucosa en sangre con el páncreas y siguió con su purificación pero la falta de acceso a la literatura científica en inglés fue fatal para quedar descolgado de los avances que ocurrían al otro lado del charco.

Puedes leer más sobre los tipos de diabetes en sus artículos diabetes mellitus tipo 1, diabetes mellitus tipo 2. O sobre los diversos artículos que le hemos dedicado a la insulina como la síntesis de la insulina, la síntesis transgénica de la insulina, el gen de la insulina. Además, puedes repasar contenido similar sobre el glucagón por aquí y su genética aquí. O más sobre cómo funciona el pancreas endocrino aquí.

Categorías: Bioquímica