Biología

Inicio Anatomía animal Aparato reproductor de las aves

Aparato reproductor de las aves

Publicado por Pablo Morales

Los órganos reproductivos de las aves difieren de los mamíferos en aspectos importantes.

Algunos ejemplos son la localización, la forma, el peso y tamaño de los testículos.

Variaciones igualmente importantes son la ausencia de pene y la existencia de la cloaca y de un verdadero aparato copulatorio en el macho.

En el macho los testículos están posicionados en la región dorsal entre los pulmones y los riñones. Poseen también formatos diferentes entre las especies de aves. Su aumento varía en virtud de ciertos factores, tales como edad y estación sazonal – estando ésta última relacionada al número de horas luz/día–.

La coloración acostumbra ser clara, sin embargo varias especias poseen testículos oscuros, pigmentados con melanina y casos con dos testículos de coloración diferente.

Nunca descienden hacia la región externa al cuerpo. Son formados por ductos finos, constituidos de epitelio germinativo, responsable por la formación de los espermatozoides. El semen que es la colección de espermatozoides, sale direccionado desde el canal deferente hasta la cloaca.

Algunas especies de machos presentan un órgano copulador rudimentario. El semen es depositado en la cloaca de la hembra a través de un formato especial de cloaca del macho, generado por la contracción de la musculatura local, en el momento de la cópula.

En la hembra, los órganos genitales están constituidos apenas por el ovario y el oviducto izquierdo, en tanto que los del lado derecho retroceden.

El ovario está localizado en la pared dorsal de la cavidad del cuerpo, en la región delimitada entre el pulmón y riñón izquierdo. Está constituido de muchos óvulos y yemas en varios estados de desarrollo

Este desarrollo está acelerado alrededor de 5 a 10 días antes de la ovulación. En esta fase, la ova está envuelta por un folículo, compuesto por una cápsula rica en vasos sanguíneos, que se rompe en la ovulación.

Este óvulo sufre el efecto de las hormonas. En el proceso de ovulación no ocurre hemorragia, desde que no exista inflamación en la región, pudiendo verse deposición de sangre en la superficie de la yema, observada en la ovoscopía (salmonelosis por ejemplo).

El oviducto está muy próximo al ovario, poseyendo el aspecto de un tubo claro, con pliegues delicados y está dividido en 5 porciones:

  • Infundíbulo: que recibe el óvulo y donde ocurre su fertilización;
  • Magno: que secreta la albúmina espesa que impide ahora la fertilización y constituye el 50% de la clara del huevo. Esta clara protege y nutre el huevo.
  • Istmo: que secreta la membrana de la cáscara y el restante de la clara (albúmina fluída). Formación de las chalazas, dos cordones de albúmina espesas que fijan el huevo en las puntas.
  • Útero o glándula de la cáscara: secreta parte de la clara, es donde ocurre la infiltración del agua y el formato del huevo. En esta fase el carbonato de calcio es depositado sobre la membrana de la cáscara, proceso que dura 20 horas.
  • Vagina: Vía de pasaje hacia la cloaca. El huevo solamente pasa hacia la vagina cuando la cáscara está formada.

Difiriendo del mamífero, todo el tracto reproductivo está representado por el oviducto, estando el útero y la vagina en el incluido. La cloaca, aquí participa como órgano de cópula y conducto secretor.

Categorías: Anatomía animal