Biología

Inicio Etología Los leks o arenas para que los machos se pavoneen

Los leks o arenas para que los machos se pavoneen

Publicado por Ramón Contreras

Los leks son áreas determinadas por los machos de una especie donde se juntan para exhibirse y atraer a las hembras durante la época de apareamiento. Este tipo de comportamiento complejo relacionado con la elección de pareja sexual fue descrito primeramente en las aves. Aunque en la actualidad se conocen especies de peces e insectos que también realizan la selección de pareja mediante el sistema de leks.

Los urogallos son la especie donde se han estudiado más en produndidad la formación de leks.

Los urogallos son la especie donde se han estudiado más en produndidad la formación de leks.

Los leks no son territorios de campeo óptimos para la subsistencia, como es el caso de algunas especies en las que los machos se disputan los mejores terrenos para atraer a las hembras. Los leks son zonas arbitrarias de tamaño variable, dependiendo de la especie, entre una decena de metros y varios kilómetros en los que se sitúan los machos para pavonearse delante de las hembras que observarán y elegirán al macho con el que quieren reproducirse. En este aspecto los leks se traducen muchas veces como arenas, en tanto que son zonas propias para la disputa entre los machos de una especie.

Los machos más llamativos permanecen en el centro ocupando una superficie mayor, mientras que los otros machos se van alejando del centro del lek a medida de su rango es menor. La jerarquía de los leks es muy estricta y en ocasiones, cuando los leks son de pequeño tamaño, es muy posible que los machos entren en disputas por los mejores sitios. Por su parte las hembras intentan aparearse con el macho o los machos situados en el centro del lek. Llegando a aparearse con una docena de hembras, por ejemplo, en el caso del macho dominante de urogallo de las artemisas.

El origen evolutivo y la utilidad de los leks como método de elegir al macho con las mejores características de supervivencia no están claros. Las hembras se aparearán con los machos que se encuentran en la parte central del lek, mientras que todos los machos periféricos intentarán aparearse con ellas a medida que entrar en el lek. Sin embargo, no se conoce en muchas especies la relación entre los caracteres secundario llamativos, que ostentan los machos alfa de los leks, y las capacidades de supervivencia o si son mejores genéticamente que otros machos que no alcanzar el centro del lek. Son varias las teorías que intentan dilucidar el por qué de los leks. En ellas se arguye a la ventaja que supone a machos o hembras a la hora de aparearse. En una hipótesis las hembras son las beneficiarias de la formación de los leks puesto que aleja a los machos de las áreas de cría, permitiendo una mayor supervivencia de las crias por un lado y además da la posibilidad a las hembras de elegir al macho que ostenta el mejor sitio del lek.

Otra hipótesis, ésta centrada en la ventaja que extraen los machos de participar en los leks, propone que en las poblaciones con una densidad alta, donde el mantenimiento de un territorio es demasiado costoso, la formación de los leks permite a los mejores machos ser vistos por cuantas más hembras mejor, con el fin de encontrar pareja para el apareamiento.

Puedes leer más sobre el funcionamiento de los leks en la selección de pareja para el apareamiento en el artículo que le dedicamos a “La paradoja de los leks” aquí.

Categorías: Etología