Biología

Inicio Zoología Para qué sirven los mosquitos: Papel ecológico de los mosquitos

Para qué sirven los mosquitos: Papel ecológico de los mosquitos

Publicado por Ramón Contreras

Todos los seres vivos cumplen con un papel dentro de un ecosistema, a eso se le llama nicho ecológico. Pero, ¿cuál es el papel del mosquito? Son animales que transmiten enfermedades y que sus hembras se alimentan de sangre, así que no parece que vayan a tener un papel muy positivo en el equilibrio ecológico. Sin embargo, todos los seres vivos forman parte de un sistema muy bien engranado en el que no se da puntada sin hilo. Veamos pues cual es la labor ecológica de los mosquitos y porqué no podemos deshacernos de ellos aunque no dejamos de intentarlo.

Un mosquito recien salido de su pupa

Desde el huevo hasta el adulto reproductor el mosquito pasa por distintas fases con ecología muy diferentes. Los huevos y las larvas se desarrollan en el agua necesariamente, mientras que los adultos viven entre una semana, en el caso de los machos, y hasta cuatro en el caso de las hembras, pero ya fuera del agua, aunque tienen que encontrar una superficie de agua tranquila para poder dejar los huevos de la nueva generación.

Empecemos por el papel de los huevos y las larvas de mosquito en el agua. Allí, los huevos son colocados en la superficie por la hembra en grupos muy numerosos. Si los ha dejado en un charco o un estanque con peces o anfibios serán un ágape gratis para el animal. Por otro lado, las larvas en desarrollo viven dentro del agua y también son depredadas por peces y anfibios (por lo que si quieres tener pocos mosquitos y tienes un estanque es buena idea poner peces por ejemplo). Pero no solo como presa de depredadores son útiles las larvas de mosquito en los estanques. Para crecer y poder realizar la metamorfosis, las larvas de mosquito deben alimentarse. En este estadio de desarrollo no chupan sangre ni pueden alimentarse de la savia de las plantas como los adultos. Las larvas se alimentan de materia orgánica en descomposición. Restos de plantas o algas que están presentes en el agua son su principal alimento. Esto convierte a las larvas de mosquitos en eliminadores de materia orgánica del agua que devuelven al medio en forma de nitrógeno y nutrientes que serán aprovechados por las plantas a su vez para crecer en el agua.

Tras alimentarse adecuadamente y realizar hasta 4 cambios morfológicos las larvas de mosquito se convertirán en pupas. Por fin se podrán separar de la superficie del agua y nadar libremente, lo que supondrá una nueva oportunidad para los depredadores de alimentarse de ellas. Tras unos días volverá a la superficie para emerger como un mosquito adulto dispuesto a volar.

En su fase de adulto los mosquitos machos se alimentan de néctar y savia de plantas. Por lo que de facto los convierte en polinizadores. Por lo que ahí encontramos su papel positivo en los ecosistemas como adultos. Tal vez no sean el número uno de los polinizadores (ese puesto es para las abejas), pero no podemos desdeñar su actividad polinizadora, aunque se comparta con otras no tan gratas como la de chupar la sangre a otros animales.