Biología

Inicio Bioquímica Anabolismo

Anabolismo

Publicado por Ramón Contreras

El metabolismo es el conjunto de reacciones bioquímicas que se llevan a cabo en un ser vivo. El metabolismo puede dividirse en dos grandes tipos de reacciones, el anabolismo y el catabolismo, este último es el conjunto de reacciones que convierten moléculas complejas en otras más sencillas, normalmente con una ganancia de energía. Puedes leer más del catabolismo en el artículo que le dedicamos aquí .

El anabolismo es la parte constructiva delo metabolismo

El anabolismo es la parte constructiva del metabolismo

El anabolismo es el total de reacciones metabólicas que se llevan a cabo en la célula con el objetivo de crear nuevas moléculas a partir de moléculas sencillas, la mayoría de las reacciones del anabolismo consumen energía. Mediante el anabolismo todas las células son capaces de sintetizar ADN, ARN, proteínas, lípidos o glúcidos que formarán las estructuras de sostén la célula y las de almacenamiento de energía. Por lo tanto podemos decir que el anabolismo es la fase constructiva del organismo y por el contrario el catabolismo es la destructiva.

En las reacciones anabólicas se parte de moléculas orgánicas simples para crear moléculas más complejas, como en la formación del glucógeno a partir de moléculas de glucosa. La glucosa aunque es una molécula simple se puede obtener en el metabolismo anabólico a partir de otras moléculas de complejidad similar o menor. Por ejemplo del glicerol. Cuando hablamos de la complejidad de las moléculas orgánicas nos referimos al número de carbonos que la forman. El glicerol tiene solo 3 carbonos, la glucosa 6 y el glucógeno está formado por cientos de moléculas de glucosa. Es mediante el anabolismo que los seres vivos son capaces de formar una plétora de moléculas muy diferentes a partir de tan solo unas pocas moléculas simples. Las moléculas orgánicas más sencillas, de hasta 2 carbonos pueden formarse en el medio ambiente, pero las moléculas más “complicadas” son todas de origen biológico, si bien pueden haber sido modificadas posteriormente por procesos ambientales o geológicos, como el petróleo.

Para formar estructuras complejas se necesita formar o modificar enlaces químicos (covalentes, éster, éter, de hidrógeno, etc.). Para ello se utiliza la energía almacenada en moléculas como el glucógeno o, más comúnmente, el ATP o el poder reductor almacenado en el NADH, puedes leer más sobre cómo se crean estas moléculas en el artículo que le dedicamos al tema aquí (próximamente). Sin embargo, la síntesis de estas moléculas de almacenamiento de energía también es parte del metabolismo anabólico, por lo que en la práctica no podemos separar completamente el anabolismo y el catabolismo. Las reacciones anabólicas se caracterizan por necesitar poder reductor para llevar a cabo la conversión de moléculas.

Estas moléculas energéticas se forman en el metabolismo anabólico durante la fotosíntesis en plantas y algas, o bien en la descomposición de compuestos inorgánicos en los seres vivos quimiotrofos principalmente procariotas, y de la descomposición de otros compuestos orgánicos en los organismos heterótrofos. La mayoría de las reacciones anabólicas son comunes a todos los seres vivos y tan solo unas pocas son específicas de un grupo de seres vivos, especializados en algún tipo de condiciones de vida concretas. Todos los procesos de síntesis son anabólicos, como la gucogenogénesis o la fotosíntesis, pero también la replicación del ADN o la síntesis de enzimas son procesos anabólicos

Categorías: Bioquímica

2 comentarios para “Anabolismo”