Biología

Inicio Bioquímica Una introducción a los estados Redox

Una introducción a los estados Redox

Publicado por Ramón Contreras

En la naturaleza es extraño encontrar moléculas que no presenten ningún tipo de carga, entre los elementos solo los gases nobles pueden estar libres sin asociación con otros elementos y no presentar carga, el resto de los elementos tiende a enlazarse para formar moléculas estables mediante el equilibrio de las cargas eléctricas. Por ejemplo, las formas más comunes de hidrógeno, presentan carga positiva y las del oxígeno carga negativa, de tal manera que dos moléculas de hidrógeno se unen con una de oxígeno para equilibrar sus cargas, formando el agua. Con las moléculas orgánicas pasa algo similar.

En los seres vivos se acoplan los procesos de oxidación con los de reducción para no perder la energía.

En los seres vivos se acoplan los procesos de oxidación con los de reducción para no perder la energía.

En bioquímica se conocen como reacciones redox o de reducción oxidación a aquellas reacciones químicas que incluyen una transferencia de electrones de una molécula que cede un electrón (donadora) a otra molécula, la receptora. En estas reacciones la energía con la que se lleva a cabo el trabajo se denomina energía libre de Gibbs (en honor al físico estadounidense que postuló la existencia de esta fuerza termodinámica).

Las moléculas que pueden ceder electrones, tienen carga negativa, se denominan donadoras y tienen poder reductor. Por el contrario las moléculas que tienen carga positiva pueden aceptar electrones, por lo que son las moléculas aceptoras y se dice que están oxidadas (cuando a una molécula de un metal, que tienen siempre carga positiva, se le une una molécula de oxígneo, se oxida perdiendo energía en la unión). A pesar de que es posible que una transferencia de electrones ocurra de manera aislada en los seres vivos el transporte de la energía se intenta aprovechar al máximo enlazando sucesivas reacciones que van transportando el electrón desde moléculas de alta energía a moléculas de menor energía sucesivamente. Cuando la energía en forma de los electrones se transfiere entre sucesivas reacciones de forma que el electrón va de una molécula altamente energética (con poder reductor) a una de bajo poder reductor (oxidada) se forma lo que denominamos una cadena de transporte, como la cadena de tranporte de electrones que ocurre en las mitocondrias de la que puedes leer más en el artículo que le dedicamos aquí u otro ejemplo de cadena de transporte sería el ciclo de Krebs, del que puedes leer más en los artículos que le dedicamos aquí y aquí.

Estos cambios de energía no se dan de forma espontánea en los seres vivos los enzimas son los encargados de catalizar estas transferencias mediante la aproximación de las moléculas implicadas y muchas veces actuando como intermediarios energéticos de la reacción. Sin embargo el transporte de los electrones siempre se lleva a cabo a favor de un gradiente energético (de moléculas de más energía a moléculas menos cargadas). Pero entonces, ¿cómo se crean las moléculas de alto valor energético como el ATP? Pues acoplando su síntesis a reacciones que liberan energía y son termodinámicamente favorables. Por ejemplo en el ciclo de Krebs la formación de moléculas con poder reductor (como el NADH) está asociada a reacciones de oxidación de sustratos, que ceden la energía a estas moléculas.

Estas moléculas con poder reductor o de alto valor energético como son la adenosina trifosfato (ATP) o la nicotinamida adenina dinucleótido (NADH) que se forman durante el metabolismo degradativo (anabolismo) de los nutrientes son empleadas después por las células para la síntesis (catablismo) de otras moléculas a las que transfieren su energía.

Categorías: Bioquímica