Biología

Inicio Zoología Salamanquesa, el pequeño dragón

Salamanquesa, el pequeño dragón

Publicado por Ramón Contreras

La salamanquesa es un pequeño reptil. Es una de las pocas especies animales que ha medrado junto con el ser humano. Las casas y construcciones parecen ser el lugar preferido por éstos trepa muros para vivir. No debe confundirse con la especie de anfibio Bolitoglossa mexicana, a la que también se llama salamanquesa.

Filogenia e historia evolutiva: La salamanquesa común es conocida en zoología como Tarentola mauritanica. La especie consta de 5 subespecies. El género Tarentola consta de unas 20 especies, que se denominan salamanquesas o perenquenes. Las especies de este género pertenecen a su vez a la Familia Gekkonidae, los gekkos a los que también se les denomina salamanquesas. El Orden Squamata al que pertenecen se llama comúnmente los escamosos. Comprende, entre otros reptiles, iguanas, lagartos, camaleones y algunas serpientes. Así mismo, todos ellos pertenecen a la Clase taxonómica Sauropsida, un clado que incluye a la mayoría de reptiles y aves. Finalmente los saurópodos se encuentran dentro de los Cordados. La salamanquesa rosada o de costa es la especie Hemidactylus turcicus, también perteneciente a los gekkos.

Son frecuentes en paredes de casas rurales enverano, puesto que les encanta tomar el sol.

Son frecuentes en paredes de casas rurales enverano, puesto que les encanta tomar el sol.

Descripción: la salamnquesa es un reptil cuadrúpedo que puede alcanzar hasta 15 cm de longuitud. Son cazadores de insectos nocturnos. Tienen una gran habilidad para trepar por paredes desnudas e incluso cristales. Esto es debido en parte gracias a las escamas de sus manos que funcionan como ventosas. En tan solo 2 de sus cinco dedos presentan uñas. En la cabeza triangular sobresalen los ojos grandes muy desarrollados para ver en la oscuridad y una gran boca para engullir grandes insectos. Pueden llegar a poner dos puestas al año en las regiones cálidas. Ponen 2 huevos que incuban 4 meses. Como otros reptiles son de sangre fría, por lo que suelen estar parados al sol durante los días cálidos. Su vida media es de 6 a 10 años.

Es una de las pocas especies de reptiles capaces de comunicarse mediante el sonido. En la noche pueden gritarse. En situaciones de peligro son capaces soltar la cola para despistar a su depredador y tener tiempo de esconderse. Con el tiempo la cola le volverá a crecer.

Distribución y hábitat: La salamanquesa es originaria de la costa mediterránea. Se encuentra tanto en las costas europeas como africanas. Llegando a encontrarse por toda la península ibérica excepto en las regiones más frías del norte. Esta especie se ha beneficiado de las construcciones humanas. Puesto que le gusta vivir en zonas con matas y sin árboles, donde puede trepar para capturar a sus presas. En los entornos rurales son muy frecuentes alrededor de luces y farolas acechando a sus presas. La salamanquesa común está agrandando su área de distribución debido a la acción humana. Se considera una especie invasora en América. En las islas Baleares y Canarias fue introducida pasivamente durante la colonización de estos lugares. En las regiones más frías hibernan.

Interacción con el ser humano: A nivel mundial la Tarentola mauritanica no está considerada en peligro de extinción. Sin embargo aparece en el libro rojo español en estado de preocupación menor. Aunque parece ser que su población se extiende y avanza hacia el interior peninsular. Las salamanquesas no suponen ningún peligro para el ser humano. De hecho, como se alimentan de insectos pueden ayudar a mantener una casa sin otros inquilinos menos deseados. Las salamanquesas pueden, como otros reptiles, causar saurofobia, miedo a los saurios. Se pueden diferenciar las salamanquesas comunes de las rosadas en el color, más pálido de las segundas o en que éstas últimas presentan uñas en todos sus dedos y las escamas de la palma divididas.

Categorías: Zoología