Biología

Inicio Zoología Pangolín

Pangolín

Publicado por Ramón Contreras

Durante el mes de octubre de 2016 se ha intentado dar visibilidad a uno de los mamíferos menos conocidos y aun así en gran peligro de extinción. No es un tigre, ni un elefante, ni un panda, es el pequeño pangolín. Este mamífero es único en su clase puesto que tiene el cuerpo recubierto de escamas. La caza furtiva está provocando una gran disminución de sus poblaciones y su difícil conservación en cautividad hace que sea muy difícil difundir los mensajes de alerta para proteger a un animal que muchos ni siquiera conocen.

Filogenia e historia evolutiva: se conocen por el nombre vulgar de pangolín a las especies de la Familia taxonómica Manidae (los Manis). Pertenecen al Orden Pholidota, del que son la única familia, a su vez forman parte de la clase Mammalia del Filo Chordata. 3 géneros se recogen dentro de la familia de los manis: Phataginus (que recoge a dos especies), Smutsia (con otras 2 especies) y un género también llamado Manis, cuya especie tipo es M. pentadactyla y contiene 4 especies más. Además se han encontrado otras especies en el registro fósil.

Descripción: los pangolines son mamíferos de pequeño tamaño, las especies más grandes pueden llegar al metro de longitud. Su cuerpo está recubierto de escamas duras y superpuestas, desde la cabeza a la larga y musculosa cola, cuando se ven amenazados se enroscan sobre sí mismos protegiéndose con las escamas. Además son capaces de segregar una sustancia fétida por glándulas cercanas al ano, que disuade a sus atacantes. Sus patas delanteras están provistas de potentes y afiladas garras que usan para escarbar en la tierra sus madrigueras. Se alimentan de hormigas y termitas que absorben con su larga lengua, puesto que carecen de dientes. Su lengua no se encuentra insertada en el hioides, sino que cuando no la usan se aloja en el tórax, en una cavidad entre el esternón y la traquea.

Distribución y hábitat: los pangolines viven en regiones del centro y del sur de África (con una pequeña presencia en Etiopía y Sudan en el norte del continente), en la península India y en Corea y China, y hasta las islas de Malasia. Estos animales de hábitos nocturnos pueden vivir en una gran variedad de ambientes africanos y asiáticos, desde bosques espesos asiáticos y praderas hasta la sabana africana, aunque prefieren zonas con suelos sueltos donde tienen más fácil cavar las madrigueras donde viven. Aunque pueden trepar a los árboles la mayor parte de su actividad la llevan a cabo en el suelo, recorriendo en solitario hasta varios kilómetros en busca de alimento cada noche.

Interacción con el ser humano: las especies de la familia de los Manis se encuentran todos en peligro de extinción, siendo el grupo de mamíferos con más problemas de protección a nivel mundial. La caza furtiva de estos animales es un gran problema para su conservación puesto que en numerosas regiones asiáticas su carne se considera un manjar y alcanza precios estratosféricos. A esto se une el hecho de que ha sido imposible criarlos en cautividad, dificultando su cria para alimentación y más importante aún, su conservación en ambientes controlados como zoológicos o reservas.

Categorías: Zoología