Biología

Inicio Zoología Mosquitos gigantes

Mosquitos gigantes

Publicado por Ramón Contreras

Cuando el urbanita choca con la naturaleza, ya sea porque se va de vacaciones o abre a ventana muchas veces se encuentra con cosas para él inexplicables o asombrosas. Como los mosquitos gigantes. Después de las fotos de rigor y subirlo a las redes su última caza al final lo más probable es que alguna alma caritativa y con conocimientos de biología le diga la verdad sobre el drácula gigante que dice que se ha colado por su ventana. ¿Quieres ser el experto sabelotodo que aleccione al asesino? Pues sigue leyendo.

Existen varias especies de insectos que tienen una morfología similar al mosquito salvo en el tamaño. Mientras que el mosquito medio mide alrededor de un centímetro estos juggernauts de la naturaleza pueden hacer fácilmente los 2,5 cm. Largas patas, un único par de alas y un cuerpo estilizado hace que se parezcan más a los mosquitos que a sus parientes evolutivos más próximos las moscas. Dentro de estos “mosquitos gigantes” que no son mosquitos encontramos tanto los asílidos como las típulas. Ninguno de los dos es hematófago, es decir, no te picarán ni te chuparán la sangre. Más bien todo lo contrario, mientras que los segundos son consumidores de polen y néctar, por lo que son buenos para el medio ambiente ayudando a polinizar las flores, los asílidos son todavía más buenos para ti (y las razones para no matarlos te gustarán todavía más). Los asílidos a parte de que tienen una apariencia que causa rechazo (¿quién siente simpatía por los mosquitos?) son cazadores de insectos. Eso es, se encargan de cazar bichos que de otra manera pueden comerse a nuestras plantas o cultivos e incluso son cazadores de mosquitos (los de verdad). Por lo que matar a uno de estos tal vez no sea tan buena idea si quieres deshacerte de los chupa-sangre.

Las típulas, los agradables seres que se alimentan de néctar son fácilmente reconocibles por sus extremadamente largas patas. Con ellas son mucho más grandes llegando a los 5 cm de circunferencia con sus patas estiradas. Así que son bastante fáciles de diferenciar y proteger. Lo mejor que se puede hacer por ellas es sacarlas de casa y devolverlas a la naturaleza donde podrá seguir con su labor polinizadora, a no ser que tengamos plantas que queramos que sean polinizadas. Todas las típulas pertenecen al género taxonómico Tipula que cuenta con 2.400 especies, distribuidas por todo el mundo.

Por otra parte, los asílidos tienen un cuerpo mucho más grande y sus patas, aunque son similares a las de los mosquitos son gruesas y hasta peludas (vaya, como las de las moscas con las que están igualmente emparentadas). Su dieta es insectívora y come otros dípteros (moscas y mosquitos), pero también se atreve con abejas, avispas, saltamontes, libélulas e incluso arañas. Cabe decir que los encuentros con arañas o avispas pueden acabar con un resultado incierto sobre quién es la comida y quien el comensal. Dentro de la Familia Asilidae (los asílidos) hay morfologías más similares a las moscas y otros a los mosquitos, el grupo con casi 7.500 especies presenta una gran diversidad.

No podemos acabar sin comentar Psorophora ciliata, una especie que sí es un mosquito gigante y que sí chupa sangre. De hecho su picadura es dolorosa y puede llegar a sangrar. Por suerte solo se encuentra en la región del este de los EE. UU. Así que ya sabes que si ves un “mosquito gigante” muy posiblemente sea algo bueno. ¿Te has encontrado con alguno? Envía la foto en los comentarios y vemos qué es juntos

Categorías: Zoología